"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

lunes, 25 de abril de 2011

aleaciòn

Se marcaban
con sus dedos
casi deslizándose
por la textura
fina
suave
sudorosa
del contorno visible
mientras el aroma
penetraba
invadía
hervía
en su propia piel
en ambos lados
sincronizada-mente
al unísono del gemido.