"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

viernes, 29 de julio de 2011

un milagro

El sol legaba su brillo en el vidrio de la ventana por donde miraba la calle, vacía todavía. Cerró sus ojos dejándose seducir, por la tibieza del calor que penetraba en sus mejillas. Se asoma un día distinto, lo sentía en el cuerpo, el cual se embriagaba de disfrutar, lo que por azar le estaba destinado, sin saber todavía. Le dio recreo al reloj y libero el tiempo. Disfruto de la mañana como casi ya, no lo recordaba.

Unos momentos después se dispuso a salir, como todos los días. Ya había dado muchas vueltas de esquina, cruzado algunos puentes, y curvado algunas líneas. Pero nada tenia que ver con la ruta que había diseñado siguiendo su instinto. Al llegar a la esquina se dijo para sus adentros: “¡Será posible que no escuches, que te estoy llamando!”

casi como un milagro...

Simona se saco sus anteojos, se miraron y se estrecharon en un abrazo. Inmenso abrazo, se sentaron en el café de la esquina, y se perdieron en estos años que se extrañaron. Ellos no creen en los milagros, pero creen en los afortunados momentos, que el tiempo hace travesuras y juega con los misterios. La vida se puebla de sonrisas cuando dos amigos se encuentran.

Unos minutos después… ya sonaba las notas de un saxofón en el tango que empezaron a componer…



44 comentarios:

  1. No cree en los milagros, pero este es uno de ellos.

    ResponderEliminar
  2. Mientras estas cosas sigan pasando no vale la pena preguntarse el porque. Mejor aprovecharlas. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita historia.
    A mí me gusta creer que todo lo que ocurre es milagro, como dijo... bueno, no me acuerdo de quién lo dijo, creo que Einstein.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Los milagros de muy distintas formas se presenta .

    Un día una paciente que no veía casi nada,fue operada ,con tal éxito que a los pocos días veía muy bien,la paciente le cogió las manos al cirujano y le dijo Dios a puesto en usted el milagro que yo pueda ver ,dándole la sabiduría suficiente para que usted realice este milagro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. mientras leía poblaron los recuerdos mi cerebro.

    ResponderEliminar
  6. Cecy: Te quedó bordado a mano... La verdad me encantó el desarrollo de tu historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Yla Abu quedo soñando con ese tango a componer!!!!!

    Te dejo cariños y deseos de un buenisimo fin de semana!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Cada día puede ser en sí mismo un milagro...si nos disponemos a comprenderlo en intensidad.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Quiero un milagro así.
    Y lo quiero ya.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Los milagros no acontecen todos los días, y mientras tanto toca vivir. Los otros días, sólo abultan el saco, pero hay que vivirse y no dejarse vivir, para cerciorarse de esos milagros que vienen rozándote.

    ResponderEliminar
  11. Un placer leer/te. Ideas que van dando lugar a las imágenes. Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. SI, ASÍ SON LAS COSAS!! ME GUSTA LA LÍRICA DE TU RELATO.
    BESOS

    ResponderEliminar
  13. Con nuestros pensamientos nosotros creamos los milagros.

    saludos

    ResponderEliminar
  14. Abierta a que el día le mostrara su mejor cara, un dia amable sin duda, todo disùesto para ese milagro.
    Serenidad en este relato Ceci.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Son esas jugarretas de la vida que a veces son hacen sonreir y otras nos hacen creer que se rien de nosotros. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  16. Ella encontró algunas señales que le anunciaron buenos augurios. Me alegra este final, si no existen los milagros si hay lugar para la esperanza y la ilusión.

    Es una bonita historia, de veras.
    siempre es muy relajante leerte :)

    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. El tiempo es un eterno adolescente: no hay quien lo entienda, cuando crees que lo has alcanzado, se ha escapado de nuevo, y a veces te sorprende en el momento en que menos te lo esperas.

    Un abrazo Cecy.

    Biquiños.

    ResponderEliminar
  18. Lo mejor que tienen esos milagros es que de tan cotidianos casi ni nos percatamos de ellos mientras nos ocurren.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. ah! cuantos milagros sordos se quedan sin celebrar, cuando están ahí, a la vuelta de la esquina. preciosa historia.

    ResponderEliminar
  20. Un minuto despues...que bonito..me gusta lo escrito, Un saludo desde Murcia, espero que te guste el mio de fotos y comentarios.

    ResponderEliminar
  21. Y es que
    como decía Serrat
    "de vez en cuando la vida...."

    Paz&Amor

    Isaac

    ResponderEliminar
  22. cada segundo existe un milagro, lo divertido es saber apreciarlos.
    besos

    ResponderEliminar
  23. Los milagros y los amigos son contados. Por eso hay que mimarlos un poco,como lo hiciste con este relato.

    Beso grande

    ResponderEliminar
  24. La prosa nos habla de ansiedades y misterios, impulsos que llevan a los protagonistas a un inesperado encuentro. Todo para bien de un lector que se va muy sonriente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Te dejo mis cariños y deseos de una buena semana con gratos momentos.

    ResponderEliminar
  26. Adoro estos milagros. Cuando aprendemos a pedir al universo lo que necesitamos, ocurre que nos escucha. Este es el milagro.

    Tus letras y composición también lo parecen.

    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  27. Le dio recreo al reloj y libero el tiempo.

    ME QUEDO CON ESTO.

    SIMONA ES MARAVILLOSA

    LO QUE LE SUCEDE ES MARAVILLOSO

    ASÍ COMO MARAVILLOSO ES EL POST

    SALUDOS

    ResponderEliminar
  28. Los encuentros inesperados, son los mejores.

    ResponderEliminar
  29. Nada hay como los reencuentros.
    Gracias por tus palabras, un placer...

    ResponderEliminar
  30. Hoy llamo los milagros a mi vida...

    paz&amor

    isaac

    ResponderEliminar
  31. Tal vez el secreto está en animarse a esa esquina... Bello texto, Cecy!
    Abrazo y beso,

    ResponderEliminar
  32. Hola Cecy guapa!!!
    Me hacía ilusión volver a leerte.
    Más que en los milagros creo en la buena suerte y en la mala suerte. Y la suerte hay que buscarla.
    Un beso mi niña!

    ResponderEliminar
  33. ya te he visto bailar tangos y sé que lo haces fenomenal.

    un abrazo
    :)

    ResponderEliminar
  34. Que buen relato. Reanima a los corazones descridos como el mío.
    Un abrazo.

    Ale

    ResponderEliminar
  35. Milagros que no hay que develar, se perdería la magia. Una linda historia.
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  36. Yo también quiero milagros para mi vida, quiero un sol gigante brillando en mi corazón.
    Te quiero amiga linda.
    Un abrazo enorme para ti y un lindo día.
    mar

    ResponderEliminar
  37. Cecy, gracias por tu felicitación en este cuatro de agosto (aquí ya lo es).

    Hablas de anonimato, y la que te escribe es la misma que ves en la fotografía, en las varias que hay en el blog. No hay máscaras ni disfraces; soy Carmen, nada más, pero tampoco nada menos.

    Recibe un fuerte abrazo.

    Biquiños.

    Carmen.

    ResponderEliminar
  38. No creo en los milagros pero eso no significa que no existen. Un saludo y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  39. Yo sí creo en los milagros.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  40. Qué lindo milagro... me encantó. Besos desde el alma, amiga querida.

    ResponderEliminar
  41. Los milagros, son solamente para creer en ellos.

    Llevaba días sin comentar (cosas de las vacaciones) pero ya de nuevo por aquí.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar