"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

lunes, 29 de agosto de 2011

bailamos en cada encuentro

¡Cuánto amor! Dijo, mientras se sonreía. Vi como sus ojos quedaron suspendidos, vaya a saber en que imagen o fotografía de su propio recuerdo. Espere unos minutos, respetando, ese silencio, ese instante cargado de expectativa. Y le pregunto a Marina, por la magia. Ella sin dejar ese lugar, que parecía tenerla feliz, comienza hablar…

Estábamos con algunas amigas en el bar, cuando llego mi amigo Luis. El muy celestino como es su costumbre, me presento a Mariano. En ese acercamiento, no se, era, es tan agraciado.

Cada cual de momento estaba transitando su separación, con todos los chifletes de la coyuntura. ¡Te imaginas! Nos dimos cuenta de que era mejor irnos de ambos antes de acercarnos. Mariano no estaba en busca de ninguna mujer, ni yo de un hombre.

Éramos tan jóvenes. Nos vimos dos años después.

Dentro del canto bar, apoyada en la pausa de la escalera con Ceni, lo veo llegar. Todo un personaje que me obnubila, nos miramos como recalcándonos. Estalla el glamour y toda la purpurina. La conquista anclada en dos, caricias, todo era tan bonito que me sentía desvariar. Esa noche me dejo en casa y en ese chau, chau, que se hizo otro día, y otros que se multiplicaron en muchos otros. Nos fuimos enredando.

Le guste en todos lados, todos los lados, y en cada lado. Lo cautive con mis olores, olores sexuales, olores de piel, hasta con mis más apetitosos olores intelectuales. Después vino la locura divina, una historia de amor. Las cosas que hacíamos para estar, poseídos por la ansiedad, las ganas, el deseo, en cualquier lado…me conoció en todo mi esplendor de mujer y en los roles de la vida diaria.

Nunca nos dejamos, vivimos apasionadamente muchas historias subidos en una locomotora emocional, recorriendo nuestros propios caminos. No nos parecíamos en nada, mas, nuestras vidas son totalmente opuestas. Y así estábamos…totalmente locos, totalmente enganchados…

Y dieciocho años después…bailamos en cada encuentro.

dedicado a mi amiga de la vida, Sandra.



35 comentarios:

  1. destila vitalidad en cada uno de los recuerdos

    bellos

    ResponderEliminar
  2. Ese baile enlazado a la eternidad.
    Un abrazo.
    Alicia

    ResponderEliminar
  3. Cecy,placer saludarte, y deleite leer tus lindos versos.
    Abrazo
    M. Ángel

    ResponderEliminar
  4. Una historia deliciosa Ceci.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. muy lindo blog.
    te espero por el mío cuando quieras, un beso enorme <3

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito es recordar los grandes momentos disfrutados teniendo como meta ese gran y apasionado amor que no dudas en contarlo.

    Bellísimo escrito

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Me hiciste recordar algo muy importante de mi vida, lo cual nunca podré olvidar.
    Me gustó mucho, más, porque me trasladó a mis recuerdos de ayer.

    Me encanta la estética de tu blog, y los escritos, tan hermosos como siempre.

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  8. Qué linda historia, Cecy querida! Me encantó. Será también porque compartimos el gusto de bailar?
    Abrazo milonguero para vos, pebeta!

    ResponderEliminar
  9. cuando se lleva bien el compás, si nunca se pierde el paso, no importan las diferencias entre una pareja, el baile será siempre perfecto. lindo relato.

    ResponderEliminar
  10. Me pareció una apasionante historia de amor, que tras dieciocho años sigue viva. Tu amiga Sandra tuvo la gran suerte de encontrar a Mariano y poder bailar todos los pasos posibles y por haber...

    una preciosa memoria de predilección y afecto.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. A mí también me has hecho volver en el tiempo.
    Aynssssssssssss

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hermosa historia. Más que palabras son pasos de un baile eterno. Puedo hasta sentir la música...Me ha encantado, Cecy.
    Un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  13. No hay nada como ese baile, cuando se une al baile del firmamento. Entonces, como aquellos momentos, puede ser que el universo gire para ellos, entre sensuales danzas y mágicos versos.

    Magnífico Cecy. Todas tus historias tienen un "punto" que me emocionan.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Pues que sigan los bailespor mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  15. Me provoca ilusión, mucha.

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué bueno!... espero que la música les siga sonando con igual ímpetu por mucho rato!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. MARAVILLOSO!!!!

    QUIZÁS ESA PRIMERA VEZ NO ERA EL MOMENTO.

    LA SEGUNDA MIRADA FUE MEJOR. LOS AÑOS LLEGAN CON EXPERIENCIA Y FRESCURA.

    Y UN AMOR

    QUE SE ATREVIÓ A NACER ENTRE AMBOS

    BESOS

    ResponderEliminar
  18. Leerte es bailar la danza de las palabras al escribir

    ResponderEliminar
  19. Bellamente contada èsta partecita de la vida que puede ser de todas las almas libres al amor.

    Abrazo grande!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  20. Muy bello relato. "Nos miramos como recalcándonos", es excelente, lo mismo que el baile en cada encuentro

    Beso grande

    ResponderEliminar
  21. Muy hermoso relato. A veces ni hace falta buscar algo para encontrar la eternidad. Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Me encanta el mensaje positivo y entusiasta; pese a las diferencias ¡puede ser! Las diferencias también pueden y deben unir. ¡Hermoso, hermoso, hermoso!
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  23. Existen.
    Para los descreidos (entre los que me incluyo), existen amores así.

    ResponderEliminar
  24. MARAVILLOSO!!!!!!!!!!!!!!!
    BESOS

    ResponderEliminar
  25. Amor de los incomprensibles, pero eternos si no en la realidad en la memoria. El fuego de la piel.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  26. Una historia de amor.... no. Una Feliz historia de amor.... bendecida eres...

    Paz&Amor

    Isaac

    ResponderEliminar
  27. Los recuerdos siempre nos dan esa posibilidad de sencibilizarnos...
    Realmente muy lindos recuerdos.
    Un gran abrazo de mi parte!!!

    ResponderEliminar
  28. Gracias por tu visita y comentario.
    "...perder, ganar o quedar con las vueltas marcadas de la obsesión.".
    al fin y al cabo disfrutar...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Lo importante es que el viento nos acoja bailando...


    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  30. Divino seguir bailando así!

    Besitos!
    ;)

    ResponderEliminar
  31. muy bien manejado ese paso del tiempo en los que se agazapan esos sentidos encuentros. Bravo
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
  32. ..saboreando el dulce placer de amar.
    las parejas perfectas no dan muchas vueltas pues su música las eleva....

    ResponderEliminar