"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

domingo, 11 de septiembre de 2011

hacer tablas

Desde antes de empezar a jugar con muñecas, había descubierto un sin fin de estatuillas chiquitas, en el gran comedor. Gran comedor que solo se usaba para reuniones importantes. Su padre, lo visitaba las tardes de domingos en invierno. En el comedor diario, se encontraban las mismas estatuillas en una caja de madera. Sin previo aviso y sin permiso, los organizaba en ejércitos y jugaba un rato todos los días a la hora de la siesta, sin ser vista. Una tarde de distracción, escucho una voz detrás que le susurro, esa es la torre. Con la cara sonrojada de vergüenza se giro, no pudo contener el susto. Sabia que no pedir permiso, se pagaba muy caro. Se pagaba con la penitencia de suspender el sábado de cine del mes. Pero esta vez, su padre la tomo en brazos y se sentaron en el gran comedor. Le explico cada función de esas estatuillas de mármol. El le enseño a jugar. El la dejaba ganar. Cuando se dio cuenta, ella se empezó a enojar. Hoy recuerda, mientras organiza su ejército de tareas diarias, sin ninguna intención de ganarle al tiempo ni enojarse, pero si, deseando hacer tabla al llegar la noche...


37 comentarios:

  1. hermoso relato, me causo cierta ternura, como un padre enseña a su hija pequeña...

    buen domingo.

    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola,soy la mami de una niña con autismo y me gustaria pedir tu colaboración para difundir la campaña que un grupo de padres y profesionales hemos iniciado contra los mitos del autismo.Solo tienes que escribir una entrada en tu blog copiando la mia que te mando en este enlace,gracias¡

    http://laprincesadelasalasrosas.blogspot.com/2011/09/campana-contra-los-mitos-del-autismo.htm

    ResponderEliminar
  3. Cecy, apenas me levanté vine a la compu y es el 1° blog que visito.
    Me encantó este hacer tablas para un domingo por la mañana, concuerdo con Carlos, me dio ternura.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
  4. Ahí están nuestras pequeñas estatuillas, agazapadas detrás de nosotras mismas, para saltar con sus historias ante lo cotidiano.
    Somos eso que aprendimos...
    Beso enorme Cecy!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, que lindo tu blog, destila ternura y buena onda.

    saludos.

    ResponderEliminar
  6. cuando quieras , jugamos una partida

    ResponderEliminar
  7. va a tener que ser en España, sino, no hay trato...:)

    jaque, amigo!

    ResponderEliminar
  8. Hacer tablas, sin que el cuerpo llegue a ser un manojo de heridas.

    ResponderEliminar
  9. a mi de esas estuatillas, me gusta el alfil. es elegante, misterioso y cruza las calles en diagonal! no sé, a mi no me parece que te alcance con hacer tablas. un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Bonito y tierno relato. Saludos Cecy !

    ResponderEliminar
  11. Me gusta la madurez de la historia.

    ResponderEliminar
  12. El ajedrez, un juego magnifico, de leer tu entrada ya me entraron ganas de hecharme una partidita.

    saludos

    ResponderEliminar
  13. Su padre supo bien claro lo que significaba enseñarla a jugar al ajedrez. Además, entre otras cosas, la enseñó estrategias que de seguro le sirven en las batallas.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Es una fortuna el llegar a la noche en tablas, visto lo que nos deparan los días.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por pasarte, me encantó tu blog. Un beso enorme {♥}

    ResponderEliminar
  16. me ha gustado esta historia de crecimiento vital, de aprendizaje, de amor paterno-filial.

    ResponderEliminar
  17. Me hubiera gustado tener ese tipo de relación...

    ResponderEliminar
  18. ..........o°oQue
    .........O....°tu
    ....o°°O.....o Día
    ...O..........O sea
    ....° o o o O Estupendo

    ResponderEliminar
  19. Hay días en los que hay que hacer tabla y darse un respiro.
    Tierna forma de enseñar el juego a una niña.
    Un beso Ceci.

    ResponderEliminar
  20. Cecy, lindo relato el que dejas a quienes nos adentramos en tus escritos.
    Placer leerte.
    Abrazo
    M. Ángel

    ResponderEliminar
  21. Una escena que me provoca nostalgia... tierna, muy felz.
    Me encanta como escribes y de lo que escribes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Este texto es una máquina del tiempo. Me hace viajar al pasado, en los recuerdos, llenos de juegos de mesa y escondites. Un beso. Gracias por existir.

    ResponderEliminar
  23. Gran relato y más gratificante ver la sencillez del amor de un padre hacia una hija,esa nobleza de dejarla en cualquier cosa sentirse una hija importante es bellisima .


    Saludos

    ResponderEliminar
  24. No siempre lo importante es ganar, yo, a veces, también firmaría unas tablas.

    ResponderEliminar
  25. Has abierto una ventanita en mis recuerdos, desde la que vuelvo a ver una escena lejana, pero muy entrañable. Gracias
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Mi papá me enseñó a jugar al ajedrez con piezas de madera tallada. También me dejaba ganar y yo me enojaba.

    A mi me gusta el peón. Despacio, sin pretensiones, podés jaquear al Rey e incluso convertirte en la pieza que más te guste.

    ResponderEliminar
  27. En estos tiempos llegar a la noche en tregua no está mal, porque hay muchos vencidos cada día que se quedan como estatuas sin saber a dónde mirar.

    Fuerte abrazo Cecy!!!

    P.D Si es en España yo también juego

    ResponderEliminar
  28. Una historia muy tierna, como lo deberían ser todas en la infancia, y me ha gustado mucho.
    Yo aprendí a jugar tan rápido como luego lo olvidé...

    Biquiños!

    ResponderEliminar
  29. EXCELENTE RELATO. SIEMPRE UN GUSTO VISITARLA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  30. Aun que no lo supiera empezó a ganar, en el mismo momento en que la empezó a enseñar. Ganó una intima cercanía con un padre. Un relato enternecedor, me gustó. Nos leemos, un beso.

    ResponderEliminar
  31. Me trae recuerdos de las figuritas de ajedrez que hicieron mis hijos con tuercas y tornillos, mucho arte y preciosas, con ellas aprendieron a jugar al ajedrez….

    Me ha gustado mucho tu relato.

    Besos

    ResponderEliminar
  32. tu relato me trae recuerdos de la infancia.El comedor diario era casi como un lugar de lindos encuentros. Saludos!!

    ResponderEliminar
  33. ¡Ay Cecy! Que relato más tierno y bonito.
    Me encantó y hasta me emocioné un poquito. Besos MARINA.

    ResponderEliminar
  34. Qué hermosa escena!
    No hay nada mas tierno que ver a un padre dedicándole tiempo y sabiduría a su pequeña hija.


    Bellìsimo ♥

    Besos!

    ResponderEliminar