"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

martes, 6 de diciembre de 2011

zimba, el teclado y yo...

Me desperté temprano, esta mañana de martes. Un silencio con ecos se apodera de la alcoba. Me senté frente al ordenador...me quede un rato, así, sin mediar palabras con el teclado, el mouse revisa algunas paginas, el correo y algunas actualizaciones. Zimba esta echado en la mesa delante de la pantalla. -¡Como te explico que esa posición me hace incomodo el lugar, de mis ganas de escribir!- Pienso...mientras lo acaricio. Se advierte muy tranquilo el despertar en la ciudad, un céfiro apacible juega enredado en la cortina de la ventana, el ruido de algún auto se deja escuchar a lo lejos, y; ese pájaro que canta hace el decorado. No se cual es la medida del tiempo. Sigo en la misma actitud, sentada frente al ordenador, sin mediar palabras con el teclado... Reviso las primeras paginas del libro que comenzare a leer "Sauce viejo, mujer dormida", vuelvo a mirar a Zimba, le doy un beso y le suelto:"esa postura me hace incomodo el lugar, entre mis ganas de escribir"...me mira, estira su cuerpo, baja delicadamente hacia mi regazo. Me sonrío...Comprendo que el puede cambiar de postura, pero siempre cerca de mi. Y yo, tendré que aprender a relacionarme con mis ganas de escribir...

33 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Escribiendo siempre, con los dedos ávidos...

Saludos y un abrazo.

miralunas dijo...

casi como un amante... jap jap

Horacio Beascochea dijo...

"Un escritor sin gato es como un ciego sin lazarillo", decía Osvaldo Soriano.

Beso grande

ReltiH ReltiH dijo...

LOS GATOS SIEMPRE NOS INCOMODAN, PERO ESO NOS HACE SENTIR CÓMODOS.
UN ABRAZO

raúl fdz pacheco dijo...

bien por zimba y por su comprensiva actitud postural, tan cariñosamente adaptativa, porque ha propiciado que escribas una hermosa entrada!

Noelplebeyo dijo...

eso es una manera estupenda de empezar el día...el libro, chulo

Maruja dijo...

Un compañero fiel el gato y ese ordenador. Una linda entrada.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Me enternece tal complicidad, de quién era "Sauce viejo..."?

El Joven llamado Cuervo dijo...

Ja! Ya me parecía que lo había escuchado! Son relatos de Murakami, no?

Jose dijo...

Qué bien te llevas con Zimba,yo el mio como siempre estaba liado con el ratón y me ponía de los nervios,lo decidí sin compasión,y a mis amigos los invite un día a conejo al ajillo,me dijeron que tenia un no sé que que causaba sensacion.

Un consejo no se te ocurra hacer eso con Zimba pues te acordarás toda la vida.

Saludos

Cecy dijo...

Así es, Joven!


José!!!! Pobre animalito, pucha.

Eduardo dijo...

Mi gata tenía la costumbre de colocarse frente la pantalla del ordenador justo cuando más inspirado yo estaba. Lo cierto es que a veces me enfadaba porque se empeñaba en caminar por encima del teclado ¡con tanto espacio libre!
Aún así, la extraño un montón.
Muchos besos y ronroneos incluidos:)

Dany dijo...

A veces es mejor que nos dejemos llevar por el entorno.... ya escribiremos....en otro momento. Un beso!

Carmen dijo...

Hola Cecy. Es cierto, a veces las ganas de escribir parece que se han ido de paseo. En esos momentos lo mejor es tomarse un descanso; cuando llegue el momento de escribir, lo sabremos.

Yo no tengo gatos, soy alérgica; pero en mi casa los hay casi de todos los demás tipos: de peluche, de cristal, en cuadros, en fotos... y hasta los de verdad de la calle, que siempre se cruzan en mi camino.

Biquiños.

Carmen.

Neogeminis dijo...

Muy ajustadas las palabras de Soriano sobre el escritor y los gatos!

Un abrazo.

Sara O. Durán dijo...

Toda la gracia, soltura y desenfado con tu entrada, mi Cecy.
Besos prenavideños.

Ana Galindo dijo...

Momentos íntimos, cotidianos, que forjan la idea de una soledad acompañada. El gato y el teclado ya forman parte de una misma.

Besos querida Cecy

Poetiza dijo...

Hola cecy, tierno y bello texto. Los gatos son amorosos, ya escribiras cuando sea el momento. Besos, cuidate.

Abuela Ciber dijo...

En sensual jugueteo todo se ira acomodando.

Cariños

Ignacio Santana dijo...

Encantador relato, Cecy...me ha transportado, por un momento, muy cerca de ti...gracias por compartir un momento tan entrañable e íntimo...me has hecho sonreir mientra te leía!!!

Un gran abrazo, amiga mía!!! ;)

JOAQUIN DOLDAN dijo...

que bien me cae ese gato

Pitt Tristán dijo...

Escribir, escribir, escribir. Vosotros que podéis hacerlo porque os fluye el don de la inventiva.
Me encantaría ser escritor, pero solo soy lector.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Zimba es sabio.... no lo dudo...

Paz&Amor

Isaac

Jose dijo...

¿Qué es pucha? Cuando estuve por esas agradables tierras ,no la oí.

Saludos

ADELFA MARTIN dijo...

Aprender a relacionarte con tus ganas de escribir...no se, para mi, siempre estas mas que lista, lo se por el maravilloso "sabor a poco" que me queda cuando te leo...

mis abrazos amiga...acà de nuevo...

Alma Mateos Taborda dijo...

Un relato bello e intimista. Me ha encantado. El gato te hace compañía y seguramente te inspira. Delicioso relato. Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Ese gato es un privilegiado.

Besos.

TriniReina dijo...

Y fíjate, lo hace sin malos gestos, al natural, como debe de ser, no como nosotros, que para todo encontramos un reproche.

Besos y palabras

Alejandro dijo...

las mañanas se hacen mas claras, mas melodiosas con su ronroneo de compañia, no amiga?

besos.

Edurne dijo...

Pónga un gato en su vida y verá usted lo que ésta le cambiará...!

Besotes, linda!
;)

Ignacio Carcelén dijo...

Soy capaz de pasarme un día frente el pc sin escribir nada, pero tengo que estar ahí.

JValentina dijo...

Tener un gato en tu regazo, es una privilegio, para un escritor mas, sin gato que harías?..sino mirar el teclado y no saber que hacer?..así le puedes echar la culpa al gato de tus pocas ganas de escribir..
Muy buen relato, me ha gustado leerte
Un abrazo

Jose dijo...

Hola Cecy,gracias por la información en verdad si es simpática.


Saludos