"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

miércoles, 28 de noviembre de 2012

luz de vela



Simona se acerco al ventanal que mira a la esquina, la sensación de lejanía se clavo en el mismo momento en que la luna alcanzaba su mayor protagonismo. La oscuridad cayó de golpe, el apagón era mas grande de lo que se podía apreciar. 

-Algún mensajero la acaba de colgar - murmuro risueña.

Laura, volvía de buscar una vela que coloco en medio de la mesa en la cual, segundos mas tarde, las dos estarían sentadas.

-De niña -comenzó Laura a contar- la luz se cortaba bastante seguido, Papá tomaba el sol de noche para alumbrarnos. ¡Me gustaba tanto mirar como levemente la llama iba iluminando el comedor! Las formas de los muebles tenían la suavidad de las veladuras de un cuadro. Y alrededor de esa penumbra nos acercábamos, Mamá, la abuela Pepi y mis hermanos. Ese sol artificial tenia magia. Era el despertar de las mas lindas historias; la niñez de la abuela, su querida Italia. También se disfrazaba y cantaba, su voz de soprano se oía con calidez, mientras Mamá al piano la acompañaba.  

El calor del recuerdo hizo silencio entre ambas. Afuera del bar, seguía oscuro y la luna mas alta; adentro, la vela baila con el impulso de una brisa entrometida que llegaba desde la ventana.
Simona, la mira y sonríe, y; con el empujón de un suspiro puso palabras nuevas a un viejo recuerdo.

-En el pueblo donde nací, los apagones se sucedían seguidos. Me acurrucaba en brazos de mi hermana mayor, y ahí, quería quedarme. Había un sentimiento de orfandad, eso creo ahora, tenia temor, creía que la oscuridad se instalaría para siempre, y todo seria sombrío. Una noche de los tantos cortes, alguien apareció con una sabana, disfrazado de fantasma, ¡que podía entender yo! Entre tantas risas y mayores gritos, mientras, sus sombras reflejadas en las paredes parecían aplastarme.

-Vaya broma para una niña pequeña, repuso con firmeza Laura.

-Los odie, tras mi llanto y mas aun de una explicación, inexplicable.

Otro silencio les acaricio las miradas prendidas del titilar de la vela. Hasta que echaron a reír.

-Ay, Simona, ¿no es que la vida es una fiesta?

-¡Si! que venga la luz, así ponemos música en la Rockola.





mas luz en casa de Encarni

52 comentarios:

  1. Hola Cecy!
    Hermoso relato, que transmite toda la magia que se crea cuando la luz eléctrica desaparece y dos personas comparten recuerdos a la luz de una vela...
    Beso grande!!


    RoB


    PD: iba a preguntarte qué pasó con "Heaven"... Luego me di cuenta, sin electricidad no hay música... :-)


    ResponderEliminar
  2. ME HICISTE RECORDAR MI INFANCIA EN MI PUEBLO.
    BESOS

    ResponderEliminar
  3. Un relato muy entrañable.
    Cuando era pequeño también había más apagones.
    Y parecía que habíamos muerto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Creo que todos tenemos experiencias en casos así. Es cierto que antes, a menudo, había apagones. Se me hacían interminables. Aún ahora, cuando falta la luz parece que respiro peor:).

    Tiernas historias para recordar a la luz de las velas y rememorar infancias.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Cecy Impresionante sus escritos, la imagen muy buena.
    Saludos desde Abstracción texto y Reflexión

    ResponderEliminar
  6. !Qué venga la luz! pero que tarde un poco, por lo menos hasta que tenga cera la vela y los recuerdos y los sueños y la mágia.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Ya se han acabado hasta los apagones y con ellos el tiempo para los recuerdos contados.

    ResponderEliminar
  8. que mágico momento de intimidad, a veces una pequeña llama basta para iluminar los corazones. me ha encantado.

    ResponderEliminar
  9. Una historia donde la magia de la luz de la vela me ha atrapado y llevado a una infancia entrañable.

    De pequeña estos apagones me parecían fascinantes, ahora fastidian... jejeje
    Besos amiga Cesy

    ResponderEliminar
  10. Con que calidez presentas estos sentires que nos llevan a niñeces vividas.
    Al igual que el agua , que bien recibida es esa claridad mágica.
    Precioso leerte.

    Cariños

    ResponderEliminar
  11. Hermoso relato Cecy !!!, me llevaste nuevamente a mi infancia...cuando todo era mas simple, y no dependíamos de tanta tecnología...cuando todo era un juego, y eso era lo único que importaba :)
    Admiro la sensibilidad que se desprenden de tus escritos.
    Besos !

    ResponderEliminar
  12. qué demonios, este relato me ha encantado:
    pasando por el recuerdo, pasando por esa expresión que has empleado...espera que la busque de nuevo...ah, sí,la de sentirse huérfana la niña, y pasando por ese que venga la luz, ese festivo y alegre que venga la luz, has mezclado sensaciones que me han encantado...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  13. Que las gotitas de tu lluvia...sean de amor de todos los tipos, de ilusión y momentos de fleicidad.
    Muy buen relato.
    Mi abrazo para ti linda amiga.
    mar

    ResponderEliminar
  14. ¡Que bonito es evocar la infancia! Una noche sin electricidad y a la luz de una vela es ideal para contar historias de terror o de la propia infancia.
    Tú has elegido lo segundo y has sabido evocar el recuerdo en una historia de los más entrañable.
    Me gustó mucho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Si se enhebrarán historias atraídas por la flama danzarina de una vela. Creo que todos tenemos de esos recuerdos, que vienen a despertar cuando la llamita se enciende.
    Muy bello texto, lleno de calidez.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  16. Curiosamente, a ciertos programa de television se les ocurre hacer esos chistes, con mas sofisticacion.

    ResponderEliminar
  17. ¿quién no ha sentido esa plácida sensación de orfandad a la luz de una vela durante un apagón?...será que por desgracia por aquí resultan tan frecuentes, pero creo que todos compartimos esa curiosa capacidad de "desinhibidor de confidencias" (como leí por ahí hoy)que posee la luz de las velas.
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. La luz de la vela encendida no sólo nos ilumina en un momento dado, tiene esa capacidad de abstraer y la magia de sugerir mientras nos sentimos atraídos por ella.
    Muy buena historia con toda la carga de misterio azotando la infancia.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Igual, las luces de velas tienen un poder particular...

    ResponderEliminar
  20. "Papá tomaba el sol de noche para alumbrarnos" me ha gustado la referencia al sol y al padre. Buen relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. en los apagones, la natalidad se dispara

    Por ello la forma de las velas

    ( hoy estoy con un pelín de fiebre )

    ResponderEliminar
  22. Un clima perfecto y lleno de ternura, la niñez nos marca tanto, que los recuerdos se convierten en tatuajes vivientes....Me gusto tu jueves.
    Besos querida Ceci.

    ResponderEliminar
  23. Gracias por tu cariño y apoyo, hoy pase la tarde con mi hermana y vamos bien!!!
    al menos el tumor es benigno, quedo un pedacito que no le pudieron sacar porque estaba junto a una vena muy importante.
    PERO LA VI BIEN, HOY ESTOY TRANQUILA Y AGRADECIDA DE USTEDES, DE MI FAMILIA TAN UNIDA Y DE TODOS LAS AMIGAS Y AMIGOS QUE MANDARON BUENA ENERGIA.
    GRACIAS!!!
    Un abrazo enorme.
    mar

    ResponderEliminar
  24. Qué bonito lo has narrado, yo creo que muchos guardamos el recuerdo de momentos hermosísimos a la luz de las velas en familia, siendo niños. En mi caso, siempre que llegó a suceder algún apagón, lo disfrutamos al máximo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  25. Ojalá algun dia pueda alcanzarte y escribir como tu escribes.

    ResponderEliminar
  26. creo que los apagones son buenos de alguna manera, nos acercan, porque desde pequeños siempre en cada apagón nos acecabamos a la mesa a escuchar historias, ya sean de terror o de cualquier cosa, era una especie de acuerdo, sin televisor claro está, porque lamentablemente desde la creación del televisor la familia siempre anda por allí disperzada, como si no existiera nada por contar o por hablar, gracias a los apagones me enteré de muchos secretos de la familia, de muchos complejos de la abuela y de la tía más gruñona de la quinta, en fin, hoy extraño esos apagones en casa, lamentablemente vivo solo, si hay un apagón no tengo a nadie a quien contar secretos :)

    ResponderEliminar
  27. A veces me han sorprendido apagnes mágicos, me han transportado a lugares antiguos y distantes, donde todavía el mundo era joven y no existía la luz... Entonces la luz ha vuelto de nuevo, y con ella la turbulenta civilización.

    SAludos.

    ResponderEliminar
  28. Ya no tenemos tantos apagones, pero de los que tuvimos, guardo recuerdos muy gratos, allí todos juntos, alrededor de esa luz mágica de una vela.

    Bonito relato

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  29. Me ha recordado cuando era pequeña que se iba más a menudo la luz, y teníamos que tener velas para estos menesteres. Yo lo recuerdo con la misma sensiblidad que tú le has puesto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Historias que se cuentan entorno al fuego, ¿hay algunas más evocadoras? El fuego tiene el don de la luz que vive, aún en la pequeñez de la llama de una vela. Fantástico tu relato.

    Un beso

    ResponderEliminar
  31. debería hacerse costumbre esto...un tiempo a velas sin sin escapes,sin distracciones ni bullas ...solo un justo compartir familiar.
    seria mejor pasar mas tiempo fortaleciendo los lazos familiares.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Hermosas anécdotas contadas a la luz de la vela, es un momento ideal para confesiones y risas, para pasar el rato y charlar.
    Me gustó mucho como lo contaste.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  33. Que lindo leerte querida amiga, he recordado mi infancia y esos minutos en que sin luz todo se convertía en magia jugando con las sombras en la pared. Te dejo un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  34. Ante la temblorosa luz que proporciona una vela surgen historias y confidencias como las que tú nos has narrado magníficamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola cecy, Afortunadamente ahora casi no tenemos apagones.Y a las velas se se les han adjudicado, otras funciones: Para mi hija que la pone y enciende para las cenas, dice que da buén rollo.A mi me sugiere otras cosas, sobretodo de mi niñez.

    me ha gustado tu enfoque del tema.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Un texto muy bonito Cecy, sí como esos recuerdos. Nos dejas añorando tiempos vividos. Me gusto este apagón.
    Besos.

    ResponderEliminar
  37. "con el empujon de un suspiro" me han venido ganas de un buen apagón. Es que yo creo que los recuerdo como momentos mágicos, como los que relatas, donde la vida nos da espacio para ser más vida.

    Un fuerte abrazo,.

    ResponderEliminar
  38. Desde luego lo del fantasma tiene lo suyo, es para asustarse de verdad.Es que lo de la vela da para mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. ¡Hola Cecy!

    Me encanta tu relato, pero al mismo tiempo, percibo ese agridulce de vivencias... ¡De recuerdos que salen flotando por esa puerta del que siempre dejamos entreabierta, nunca la cerramos del todo! Son sobre todo estas cosas que no nos han gustado, que nos han... si- acaso herido el corazón en nuestra infancia y nunca se olvida

    El que hace las bromas, no es consciente de que los más chicos son sensibles, aunque unos más que otros, pero al que le toca lo sufre.
    Es un magnifico texto Cecy. Mi enhorabuena.
    Te dejo mi gratitud y mi estima.
    Un abrazo y se muy feliz.

    ResponderEliminar
  40. Mi querida Cecy me ha encantado tu relato,basado en recuerdos del pasado como el mío.
    Es bellísimo!!!!!!
    Un beso y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  41. Nos has traído recuerdos de todos, porque las velas en nuestra infancia estaban a la orden del día, ya que eran frecuentes los apagones, y a la luz de una vela mi abuela nos contaba historias que me has hecho recordar.

    BESICOS.

    ResponderEliminar
  42. Que venga la luz y con ella la música, por supuesto; pero qué encanto tenían los apagones, las velas, el cambio de la actividad durante los apagones.
    Despertaste mi nostalgia.
    Besos Cecy.

    ResponderEliminar
  43. Historias a la luz de la vela, momentos para recordar que ya no volverán contados con mucha calidez.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  44. Muy buen relato, bien descrito que me lo he imaginado al cien por ciento ja... muy buena historia

    ResponderEliminar
  45. De pequeña también se iba la luz. Y si era la hora de acostarse, corría y volaba para meterme en la cama antes de que las sombras me agarraran.
    Besos

    ResponderEliminar
  46. Pues en mi casa , siegue habiendo apagonnes ( de verdad , no sé si es que hay algun cortocircuito en algun lado), y bueno tengo de todo, linternas y velas.

    Normalmente no duran nada, lo malo es cuando se va una de viaje, entonces...el desastre Total.( si hubo un apagón).

    Y respecto a la luz de las velas, pues sí es mágica y especial, crean un atmósfera muy íntima jamás superada por las otras luces.

    Besos.




    ResponderEliminar
  47. Muy hermoso, querida Cecy. Me has dejado titilando tal como la vela.
    La conversación es muy convincente y hasta las risas de los peronajes me han contagiado.
    Gracias por una bella velada a la luz de una vela.
    Un abrazo a la chilena,


    Ian.

    ResponderEliminar
  48. Esos momentos fueron mágicos, unían y se aprovechaba la oportunidad de hablar, contar y crear recuerdos hermosos, como tan bien los has transmitido. Vendrán nuevos apagones, por suerte...

    ResponderEliminar
  49. Me ha gustado sobre todo ver la imagen de la vela mientras iluminaba los muebles del comedor y de qué manera los muebles se movían al ritmo de la llama de la vela. Es un bonito recuerdo, en el que el susto y el miedo se tornan pura ternura y nostalgia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  50. Música, música, a todo momento!! Es la fuerza, el aire, la inspiración.

    ResponderEliminar
  51. Un texto delicioso, habitado de recuerdos. Me retrotrajo también a mi infancia, con cortes de luz, y el miedo a la oscuridad.

    Beso grande

    ResponderEliminar
  52. Para mi, ha sido un gusto acercarme a tu blog.
    Nos espera un tanto, en alguna esquiina de Buenos Aires. No lo olvido...
    besos y felíz navidad!!!

    ResponderEliminar