"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

jueves, 28 de junio de 2012

(2)

(Foto Cecy)

Tiritan las palabras 
en rincones escondidos.
No es fin de principio
ni etapa envuelta en milagros.
Hay tribulación de regalo
y algunas horas de alivio.

viernes, 22 de junio de 2012

simplemente por ser Simona

Simona se encuentra sentada en la banca del parque, recordando los días de la Calandria. Una primavera que se renueva, un verano insoportable, un otoño con ganas de perpetuarse y un invierno frío. Tan helado como los días que pasaron casi inadvertidos, mientras se suceden. (se suceden solo problemas, inseguridad, y que se nos rían en la cara). Es lo que piensa, mientras mira pasar a la gente, con sus caras dibujadas de tristeza y eso que hoy, a salido el sol. Perdidos en rumbo circular, desilusión. Es lo que escucha, también al pasar. Siempre al pasar, pasa la nada y el todo. No soportó mas la baja temperatura, ni esta tristeza que se respira en un Viernes que parece Domingo. (¡No! No es el Viernes ni Domingo, es esta suciedad, que se ve gente abatida, conforme con la mediocridad que nos venden todos los días). Comenzó a caminar. Las cuadras que transita están atestadas de negocios, vacíos, claro; (pero no se preocupen que vamos bien, todos los días una marcha de protesta en Plaza de Mayo). Le llamo poderosamente la atención, unos enormes espejos antiguos de diversos tamaños: redondos, ovalados, rectangulares, cuadrados y también con formas de animales. ¡Ah! le gusto el de la Sirena, se acerco y comenzó a jugar, como aquella vez en el ascensor. Cuando se descubrió con un montón de admiradores, (que la miraban como a una loca)  les hizo una reverencia, les soplo un beso al aire y se fue al "bar de las causas perdidas" a tomar un Chocolate caliente, escribir unas broncas, mientras escucha un poco de música. ¡Es tan grande el desánimo! Aunque le queda alguna ínfima ilusión, simplemente por ser Simona.

martes, 19 de junio de 2012

preludio

Confiarse en la sonrisa
pasaje de un nuevo despertar
que navega en esa nube
y pasa despacio
mientras los ojos respiran
en el horizonte
cuando le acarician
los suaves reflejos
 de
Confiarse en la palabra
que se acomoda a un costado
susurrando al oído
de días que hacen noches
y pasea ansiosa, precavida
asomada a las entretelas del corazón
 de
Confiarse en la canción
que late y suspira en cada nota
por el pentagrama de la piel
mientras bailan los pensamiento
como hilo invisible
conectados a la inmensidad
 de
Confiarse sin avistar que es el preludio
donde ha nacido este amor.


viernes, 15 de junio de 2012

inmensa

(Foto: Cecy)


En intima relación salgo acompañada de mis pensamientos
en la noche plácida donde se me entibia la mirada
son horas dormidas en calles desiertas
alimentadas por los árboles.

Me hace inmensamente feliz hablar con la sombra de mi silencio.
Me hace inmensamente infeliz que no estés tomando mi mano.

Me reflejo en el espejo luminoso que cuelga en el gigantesco oscuro.
Y te digo: Hoy ¡es más inmensa que nunca!
aunque se vea tan lejana.

La capto como fiel reflejo
como un obsequio
como albarán de vida real.

En la retirada a los brazos del dios de los sueños
voy cantando serena con el alma pretenciosa
de saber que existimos.



lunes, 11 de junio de 2012

señales

Dejo sus ojos tristes
colgados en las gotas del recuerdo
tras los cristales de un día gris.
Dejo sus pies cansados
a un costado del camino
los que llevan el peso de su propio pozo.
Dejo la sonrisa pegada
en la puerta de la heladera
por si acaso el hambre le llevara
a recordar como era.

Plancho su corazón después de lavarlo
con las lágrimas de tiempos difíciles
lo perfumo y lo guardo

en el último cajón de un amor.

sábado, 9 de junio de 2012

en mi cumple...



Cuando caiga el día pediré tres deseos

♥...ante de las despedidas
ante las mañanas que se comienzan
ante cada fin de pensamiento...♥


Cecy.


gracias totales.

domingo, 3 de junio de 2012

empujón del diablo

Hoy escribo para vos
con un suspiro
 le doy empuje a las palabras
para que se afinen en los reglones
y con un empujón del diablo
para decirte una vez más
cuanto Te quiero.