"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

miércoles, 18 de julio de 2012

La curiosidad ... mató al gato


“el hombre de manera natural desea saber”
Aristóteles

¿y el gato?


La curiosidad es algo que nos atañe a todos, en menor o mayor medida. Un curioso o curiosa vive dentro nuestro, queriendo saber. Algunos se inclinan por cuestiones científicas, otros por la filosofía y otros por meros chusmas, nomas. Podríamos hacer un foro de este tema, ¿verdad? Pero no, este es un blog y yo voy a contar de lo más curioso que tengo en mi vida. El, el rey de la casa, de naturaleza HIPERCURIOSA.

Llego un 5 de enero del 2011, apenas si tenia 45 días de vida, cabía en la palma de mi mano, totalmente pulgoso y fiero. Tan flaquito que su médico veterinario no daba muchas esperanza a que fuera un Rey Gato. Dicho esto, el tipo casi se nos va con un virus contraído porque fue destetado antes de tiempo, y; la gente no avisa cuando algo esta haciendo mal. Lo cual sentí mucha bronca y dije: ¡le daremos batalla! Así salio adelante, el con sus tremendas ganas de vivir, y yo, con mis tremendas ganas de quererlo.


Gato bien alimentado y mimado, despliega toda su seducción de mascota, hace poses, te mira con amor desde cualquier rincón, como si fueras lo mas importante de su vida, no lo dudes, lo sos. Se sabe tan querido, que esa bola peluda va a seguirte a todos lados: a la cocina,  dormitorio, patio, balcón, armario, compu, y si te descuidas sale mas rápido que vos a la puerta de tu casa. Empeza a mirar el piso, porque siempre que vas a darte vuelta, esta el, y puedes que te caigas tratando de no pisarlo.

¿Quien dijo que no seria el Rey Gato Tarzán? Se trepa a todos lados, de la mesa a los armarios. Olvídate de tu linda planta, ya fue. Ya se fueron cinco pares de ojotas, algunos vasos, algunas prendas, si, si, esa que mas te gusta, ¿porque? Porque se ha enojado si lo dejaste todo día solo. Al principio, al llegar al hogar, te espera saltando la bolita peluda, feliz de verte. Y con el tiempo sigue feliz, aunque descubrís que se adueño de tu almohada y por supuesto de la cama también, dejo de ser tuya. Viene a recibirte muy sigilosamente tratando de disimular lo que no puede, abre grande su boca de un bostezo y estira sus patas desperezándose.

¿Hemos descubierto lo curioso que puede ser? No lo sabremos nunca en su totalidad. Tiene hambre y sabe que la heladera es un buen lugar, si, aprendió abrirla, por ese motivo la tengo cercada. Abre cualquier puerta que le sea necesaria, de placares, baño, cocina etc. Se mete y revisa cada cosa que llame su atención. Pero este curioso incansable, es un gran compañero y lo ha demostrado cuidando cual soldado, el agua de la pava, así yo, me puedo tomar unos mates. Además merezco de su cuidado.

¿No me creen?  ¡¡¡MIREN!!!


( Fotos: Cecy)


mas curiosidades en la casa de vacaciones de Teresa

miércoles, 11 de julio de 2012

V o (5)

La tarde de domingo se estaba desojando en aburrimiento. No encontraba nada para entretener su ansiedad, provocada por la angustia de ver morir el fin de semana ante el infierno de las vísperas del lunes. La tele, la radio, los diarios, el fútbol, el libro, todo había agotado sus ganas. Quería otra cosa que le calmara.  
Un ruido extraño alerto sus oídos, un temor corajudo lo llevo a recorrer la casa. Su aroma dulce, perfume mezcla de vainilla hacían que su nariz la siguiera. ¡Madre mía!  Exclamo. No se imaginan como abrió sus ojos al verla. Tan sugerente con su color ébano, esa redondez muy suya, única e irrepetible. Se fue acercando despacio, primero merodeándola, hasta que la tomo entre sus manos...acerco su boca. ¡Estallo en un gran placer!
Al devorar, con todos sus sentidos el rico postre de chocolate con dulce de leche que preparo su novia.


mas historias con V o (5) en casa de Juan Carlos

sábado, 7 de julio de 2012

un tanguero animado

Se pierde la noche
entre los fuelles de un bandoneón.
 A las escondida juegan las estrellas
cediendo su luz a un farol.
Cantan las musas palabras de fantasía
en el suburbio de una ciudad dormida.
Late el corazón de Fido
viendo con tan buena estampa a su amigo.
Y esta servidora sonríe sorprendida
porque jamás imagino bailar un tango
con el mas guapo de los dibujos.



(Su creadora Neogeminis)
No se queden con las ganas de visitar a mi amigo Flin

miércoles, 4 de julio de 2012

tus fantasías secretas



Era un sábado de madrugada, cuando ocurrió. Me había preparado toda la semana para tener el día libre de compromisos, dedique la tarde y gran parte de la noche a continuar escribiendo la novela “esquina en-sueño”, mis personajes estaban muy predispuesto, hablaban pausadamente; una comunión perfecta me había llevado casi a finalizarla, después de imprimir un borrador, felizmente, apague el ordenador para ir a descansar. 

Me despertó un viento frío que se coló por la ventana. Atine a cerrarla, cuando una lluvia, tímida, recorría mis mejillas, mire mis manos y el estruendo de un rayo me transporto a la esquina de mi novela. Vestía un traje de fiesta azul y zapatos de tacón. ¡Mi secreta fantasía se volvía realidad! La emoción me llevo a recorrer el lugar,  pude ver algunos de mis personajes: el barman, el mozo, el viejo Martín cantando, Fedra y Camilo.

La causalidad toco el espíritu de la orquesta y un vals se adueño del aire. No advertí el momento que se me acerco, me tomo de la cintura, bailamos toda la noche que transcurrió bajo un manto de miradas profundas y risas nerviosas, con movimientos acompasados, nuestros cuerpos hablaban el mejor de los lenguajes, del encuentro. Me beso apasionadamente y quede prisionera de su aroma.

El primer rayo de luz estafo a la noche, cegando mis ojos, cuando pude ver, estaba sentada en el borde de mi cama, todo se había esfumado: la esquina, la orquesta y el hechicero hombre. Me sentí confundida, buscando a la razón, era demasiado real para ser producto de lo que yo misma había escrito para Fedra y Camilo. Sabia que el no era parte, tanto como no lo era yo. Me quede pensando. Una esquela se deslizo por las páginas... no logre entender que decía, pero tenia su aroma.



Como en mi secreta fantasía, encontraremos otras, visitando la casa de San