"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

sábado, 23 de febrero de 2013

¿este jueves un relato? saltándome las normas


(imagen tomada de la web)
¡Este es Coquito! Les resumiré su historia.
Coquito nació en el año 2033, después de la primera explosión del mundo, que no ha servido de mucho como experiencia para las generaciones venideras, no ha dejado de ser lo habitual. Lastima. Hay dos clases sociales: la de los honorables caballeros corruptos y la de Coquito, la otra nunca existió para las estadísticas.
Su padre era un asesino a sueldo, no había otra profesión para la clase de Coquito, por lo cual, solo conserva de su padre, el último fotograma, la madre como buena madre, tenia que sobrevivir a las penurias del entonces, trabajó incansablemente de servidora de deseos ajenos, en realidad, otra cosa la mujer no sabia hacer y como es una profesión que nunca acaba...bue ¡Si, si! lo hacia muy bien. Abandono a Coquito a la suerte del bando que no entra en las estadísticas, ¡pobre Coquito! nunca mas supo de ella; dicen las malas lenguas que sobrevivieron que se fue con un Asesino amigo de su padre, de apodo “celoso descuartizador”, quien sabe que fue de la madre de Coquito.
Coquito estudio en la escuela: “Nacional de asesinos por un mundo mas limpio”, no le fue fácil sortear tantos años esquivando balas, cuando llego la hora de Licenciarse, su ultima materia consistía en cazar un cachorro de Leopardo y estrangularlo. ¡Pobre Coquito! el animal con sus ojos lleno de compasión le conquisto el corazón, así que tuvieron que huir a los bosques, para no ser alcanzado por la cantidad de colegas que lo declararon traidor.
Pasaron años de absoluta soledad, introspección, internado en esa longitudinal e interminable arboleda, con su amigo que lo llamo “Leoquito”, se alimentaban de frutas y por supuesto de Coco. 
Un muy buen día, descubrió que no estaban solos, que era mucha la gente que paseaba por un sector del bosque, observando se dio cuenta, que realizaban interminables tertulias alrededor de un mantel con una cantidad variada alimentos.
Sigilosamente se metió entre ellos para recorrer el lugar, no entendió porque salían corriendo al primer rugido de Leoquito, pero al llegar a una gran puerta de hierro leyó un cartel que decía: “Jardín botánico”.
Coquito salio a caminar por las calles o lo que quedaba de ellas, nada le gusto lo que fue presentándose a su paso, después de deambular varios días, tardes y sus respectivas noches, viendo solo miseria: gente que mata sin razón o la razón es un peso para comer, gente durmiendo en las calles, guerras, violaciones, robos, secuestros. Y esos hombres que se hacían llamar salvadores con promesas de paz, pan y trabajo que pudo ver y escuchar por radio y televisión, a Coquito le llamo la atención esa sonrisa sin vida y esos colmillos mas los guardaespaldas que les acompañaba, pegando y matando a quien se les quiera acercar.
(Cualquier coincidencia con la realidad corre por cuenta del lector, esto es simplemente la historia de ¡Pobre Coquito!).
Comprendió que el único lugar seguro era el “Jardín”, una especie de arca de Noé, pero el no sabia nada de Noé, tierra santa, ¿mmm? tampoco sabia, pero allí volvió.
Comenzó a estudiar las plantas, árboles y pájaros, y se dijo: este es mi ejército, con quien debo construir un mundo distinto. ¡Pobre Coquito! simple e iluso, para la clase de el era considerado un tarado, para la clase de los honorables caballeros un desestabilizador, la otra, la que no entra en las estadísticas, se empezó acercar para ayudar.  
Formaron un grupo denominado “movimiento natural por los deseos de buenos frutos”, se reunían todas las tardes en el jardín y planificaban estrategias a seguir. Ocurrió que ya estaban haciéndose populares con ¡Pobre Coquito! a la cabeza, y al enterarse de este movimiento los Honorables caballeros Corruptos, comenzaron a perseguirlo.
Una mañana llegó Panchito, y le dijo que lo estaban por tender una trampa, que debía ocultarse por un tiempo, que esa misma tarde lo vendría a buscar. Coquito, pensativo y meditabundo se sentó junto al abedul con su amigo Leoquito, tratando de pensar como seguir, cuando:… ¡Chan, chan! Apareció ella, con su sonrisa iluminada, y sus mariposas voladas. Coquito se descubrió mirándola con total cara de estúpido enamorado. ¡Hola! le dijo ella, me llamo Simona.

¡Nooooooooooo! Corten, corten.
Esto no es así. ¿Qué haces acá Simona? Vos sos de otra historia.
Disculpen no puedo seguir, la historia se me fue de las manos, Coquito hoy debería ser secuestrado y asesinado. ¡y vos! ¿como carajo estas acá? Uffffffffffffffffffff

Se termino, encima ya me encariñe con Coquito.
¡Simona! vamos...





en casa de Gus dicen que se están saltando las normas...

  

49 comentarios:

Tracy dijo...

¡Qué bonito! El amor puede con todo, ante él ni argumentos, ni personajes premeditados, ni normas ni ná de ná.
Fan total de Simona y de Coquito y abajo los honorables caballeros corruptos.

Bertha dijo...

Simona:que eres una impaciente que aun no te toca,pero... este flechazo ya no tiene paragón.

Mirándolo bien: claro que sí! .Es parte de tu esencia algo que has creado tú.

Ahora nos queda, el don de la duda...Seran felices y comeran perdices...?

-Ya nos daras una señal jejeje:))

Beso feliz finde preciosa.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Simona podría ser una amiga de mi Mara Laira.
No veo por que no puede aparecer en esta historia, que es interesante.
El protagonista desafía unas reglas, que en otro contexto estarían contra las reglas.

Neogéminis dijo...

jejejej "Qoquito" qué nombre más inverosímil para un personaje de estas características! ajajja...pobre Coquito, hasta su historiase diluyó a medida que nos íbamos enterando de su poco afortunada vida!
=)

TORO SALVAJE dijo...

Simona es mágica.
Además se enamoró de Coquito.
Hacen buena pareja.

Besos.

TriniReina dijo...

o sea, que por mucho que repitamos explosiones, siempre renaceremos igual que ahora. Pues vaya, casi prefiero un no retorno.

Pues sí, un ser delicioso este Coquito, pero ante el amor le cambiará todo y no sé si para bien:):)

Saludos

juan andrés estrelles dijo...

Fantástica historia, también yo me encariñe de Coquito. Un beso para ti y otro para Simona.

casss dijo...

Sí que parece la historia de nunca acabar.... ;)

Siempre hubo, hay y habrá normas para saltear. La historia de la humanidad es contradicción y dialéctica pura.

Lo mejor es no estar en las estadísticas, y así poder seguir a Coquito en su lucha por un mundo mejor.

Claro, no podemos competir con Simona: ella se roba todos los aplausos y las miradas!!!! (hasta nos cortan la película...)

besos, disfrutando contigo este domingo.

Lao dijo...

Yo que vos me metería otra vez en esta historia aunque no me invitaran ¡imaginativa y divertida Cecy!

Lao dijo...

¡ahí te va un relato mío Simona!

emejota dijo...

Te ha quedado la mar de instructivo, además he aprendido algo nuevo, ¿o quizás no?.. que la vida sigue igual, como en aquella ñoña canción del viejo Julio Iglesias. Bss.

Alejandro Cossavella dijo...

La aparición de Simona podría bien haber sido el famoso "Deus ex machina"...

Así nacía una comunidad permacultural alternativa, de budas y artistas, en donde el amor...

bueno, para qué pensar en lo que no fue...

Abrazo y buenos frutos!

ReltiH dijo...

JAJAJAJAJAJA QUÉ BACANERIA!!! UN TEXTO IRÓNICO, PARÓDICO, PERO NO LEJOS DE LA REALIDAD ACTUAL Y VENIDERA.QUÉ GENIALIDAD LA TUYA!!
UN ABRAZO

Abuela Ciber dijo...

Traes a mi presente el tamgo Cambalache.

Precioso leerte y caminar con Coquito.

Cariños

Leonor dijo...

Me apunto al grupo denominado "movimiento natural por los deseos de buenos frutos", prefiero salirme de las estadísticas.
Las historias van cobrando vida propia y los personajes llegan a ser tan atrevidos que en cuanto te descuidas aparecen donde no los llaman.

Un beso grande.

G a b y* dijo...

Una historia muy entretenida y original, y permíteme confesarte, qué me ocurrió desde el momento en que apareció Coquito... Hasta hace un par de años, yo tuve una ranita (ranito) al que con mi hija llamamos Coquito. Él, vino del supermercado escondido dentro de una lechuga, así que no pude desprenderme de tu personaje y por asociación, identificarlo con él. Creo que bien hubiera luchado por la Naturaleza, y, rompiendo toda norma existente, haberse enamorado de Simona!
Donde lo imposible puede llegar a ser posible, la historia se hace más creíble!
Besos y linda semana!
Gaby*

Abuela Ciber dijo...

Pase a visitarte y a desarte una semana con buenos logros.

Cariños

Frase de la semana:
"Todos deseamos mejorar el mundo, y todos podemos hacelo con solo empezar por nosotros mismos."
(anónimo)

Natàlia Tàrraco dijo...

Sea en el año que sea, Coquito es mi hombre, de la clase innombrable, de la clase buena, me he encariñado con él, me enamora pasear con Leoquito, y conste !buen chaval Panchito!

Simona no seas celosa, déjame un lugar bajo el abedul. !Simona! no te bajes del cuento, sigue y cuéntame que lo necesito, letra por letra. Besito contento a la luna y a ti.

Melodías por escrito dijo...

Hola!! Acabamos de encontrar tu blog y te seguimos desde ahora! :D Ojalá que también te guste el nuestro!! Un abrazo fuerte! :)

http://melodiasporescrito.blogspot.com.es/

Susurros de Tinta dijo...

Se te ha ido de las manos?, jajaja, Simona! ilumina el jardín para que todos podamos encontrar a Coquito, quien no se iba a enamorar de él y claro, como no iba a despertar el miedo de los que lo controlan todo, menos a Coquito, mmmm, detrás del humor, una fantástica reflexión social, miles de besosssssssssssssss

MAGAH dijo...

Uy!!!

Las trampas que nos hacemos!...al final uno termina sin poder saltar las normas...

...a veces.


Abrazo!

Maria Liberona dijo...

jajaja... me encanto muy entretenida historia, me gusto mucho y me hubiera gustado seguir leyendo digo un segundo capitulo para ver que sigue en la historia, la verdad me quede con gusto a poco jaja

impersonem dijo...

Tu imaginación dio a luz una historia que imagina un futuro (efecto) en relación con el presente (causa)... y la verdad es que la vida que rodea a tu personaje Coquito no es tan imaginaria como puede parecer a simple lectura de tu texto... visto el signo de los tiempos y las mordazas y ataduras que algunos legisladores y algunos tecnócratas están dictando y apuntalando no es de extrañar que lleguemos a un mundo como el que describes... y bueno, esa clandestinidad de otros muchos en ese bosque tratando de buscar soluciones pues tampoco está tan lejos de la realidad... pero bueno, entre todas esas cosas oscuras del proceder humano, se cuela el amor cuando uno menos se lo espera y por lo menos la lucha toma el sentido de supervivencia y de permanencia...

Escribiste una buena fábula que se aproxima bastante ya a esa realidad que se adivina sobre este mundo que algunos están "ordenando" a su imagen y semejanza.

Besos.

Toni dijo...

Oh, noooo. Qué mala eres Cecy, has cortado cuando venía lo mejor de la historia, ¿qué manera de saltarte las normas es esta? Espero que "vuelvas en seis minutos". :)

Un abrazo!

Amapola Azzul dijo...

Me hiciste sonreir, Gracias.

Fabián Madrid dijo...

Al final nos encariñamos de Coquito. Un beso.

Luis de Burg dijo...

definitivamente necesitas un psiquiatra urgente!!!!! jajajajajaja, en verdad que me has hecho reir, pero que interesante lectura, joder que me has tenido pegado a la pantalla para que la final no la termines, y yo que pensaba verlo descuartizado o mejor aún librando batallas por salvar el planeta entero, pero que cursi, creo que estoy viendo demasiado canal disney, no importa, pero estuvo de lujo todo tu cuento, porque cuando ya estaba cansado de que repitieras por enésima vez ¡pobre coquito! aparece simona y zas!!! yo también me dije y que hace simona allí, se terminó la historia y me dió tanta risa que hasta se me escaparon algunas lágrimas, eres una escritora excelente, mis felicitaciones, me has alegrado el día completo, te dejo miles de besos!!!!!!

juliano el apostata dijo...

cecy, ya que te has puesto a imaginar y la historia se te fue de las manos...pongamos que te concedo el poder siguiente: cada cosa que escribas a partir de ahora se hará realidad. tienes ese poder...¿te imaginas con tal poder? ¿te imaginas de verdad poseer la posibilidad de cambiar el mundo a tu antojo y cambiarlo tan sólo con letras escritas que cobrarían la forma de la realidad? por que esto que has escrito, para mí es eso: un intento de jugar a crear un mundo más o menos mejor o peor...al escribir..no, al leerte tenía la impresión de las dudas de un dios que ...ehh, pero no estoy llamándote dios...decía que tenía la impresión mientras leía de que la creadora de un mundo quiso meterse en ese mundo por que en cierta manera lo consideraba mejor...no sé, es como si fueras una especie de demiurgo...cosas que a uno se le ocurren al leer a los compañeros...
coquito...coquito de nieve...copito de nieve era el corderito de pedro...sí, aquel que vivía en los apeninos y luego se va a los andes en busca de mamá...
medio beso, cecy.

Juan Carlos dijo...

Me ha encantado este relato con cabeza y con un pié tan surrealista. Curiosamente yo encontré coincidencias. Y tampoco me habría gustado que ella fuera quien pensábamos, mejor que Simona interviniera, aunque sea un poco a lo "Rosa púrpura de El Cairo", jaja.
Besos.

Esilleviana dijo...

Coquito merece otra vida; ser feliz, que una persona tan especial como Simona le dedique su tiempo, su amor y sus palabras. Permítele que disfrute y escribe sobre ellos dos jaja

un abrazo :))

Pepe dijo...

Es natural que como fundador del movimiento natural por los deseos de los buenos frutos, sea perseguido y se busque su aniquilación y la de sus seguidores, va descaradamente contra la norma y sólo por eso es tremendamente peligroso. La utopía por un mundo mejor incomoda y molesta a muchos. Me ha encantado tu historia aunque no sé como continuará contigo metida de rondón en ella.
Un abrazo.

Maria Rosa Giovanazzi dijo...

¡¡¡BUENÍSIMO!!!

Por qué no dejar que Coquito y Simona se amen. Cecy eres una castradora de jóvenes enamorados, el amor debe salvar al protagonista de la historia.
¡¡¡SÏ!!!!
mariarosa

Lucia M.Escribano dijo...

Coquito tiene nombre de osito de peluche, además sus ideas te adentran en su vida facilmente, si te metiste de casualidad, jajajajj vuelve y consigue que coquito sepa lo que es vivir enamorado...y correspondido, espero que vuelvas a saltarte las normas pronto, y nos regales la segunda parte.
Besos de chocolate querida amiga.

Carmen Andújar dijo...

Pobre Coquito, ni con unos, ni con otros, todo lo diferente se ha de eliminar. Mientras no moleste no hay problema; pero si destaca demasiado, a eliminarlo.
Original historia
Un abrazo

RECOMENZAR dijo...

Me gusta coquito quizas lo hagamos existir.

Zeida Bermúdez dijo...

Muy bueno, felicidades : )

Sindel dijo...

Yo muero por saber que pasó? Qué fue de Coquito? Y qué importa si Simona es de otra historia? Hay que romper todas las normas e integrarla a esta!!!
Muy bueno tu jueves Cecy, me atrapó!!!
Un besote.

Mar dijo...

Jope, por los derroteros que ha ido la historia de Coquito...con enamorada incluida :)

Bss.

San dijo...

Joooo Cecy termina de contar, ¿como nos dejas así? las historia se fue de madre, pero es que no sabremos que será de Coquito, y Simona, vamos Simona entra y forma parte y nos comentas.
Me encantó un beso.

David C. dijo...

je je Que tal aventura la de Coquito, ojo que Simona también apareció. :)
Saludos
David de observandocine.com
Pd: He escrito una historia en mi antiguo blog de Cine para usar el cerebro, se llama "Todos podemos ser gerentes".

fus dijo...

El amor todo lo puede.

un abrazo

fus

censurasigloXXI dijo...

Un poco Coquita que no coqueta me siento yo también, amiga, siempre al revés del cosmos, girando mis manecillas al contrario...

Me encantó. Buena metáfora, doña Simona.

Besito y café.

ADELFA MARTIN dijo...

Coquito bien mrece tener alma y vida...porque corazòn, ya lo tiene.

Un gran abrazo

Abuela Ciber dijo...

En el Dia Internacional de la Mujer, recibe mi abrazo, acompañando estos sentires para que mimen tu ser:

En lo femenino la ilusión es realidad
En lo femenino la gota de rocío es alimento
En lo femenino el beso no es una casualidad
(Frag: Jose Luis Padilla)

Cariños

Campanilla dijo...

Creo que Coquito es la pareja perfecta para Simona. Ambos mágicos¡ Besos linda.

angela dijo...

Querida Cecy, depués de un largo tiempo por multitud de circunstancias vuelvo a leerte y mira por donde veo en Coquito ese amor tierno, ingenuo y sobre todo esperanzador por un mundo mejor... Yo también lo quiero Cecy...No dejes que Coquito se pierda...Estoy segura que al lado de Simona harán todo lo posible por ser felices y gozar de ese mundo que hoy nos parece tan difícil de lograr...Aunque hoy nos suene a utópico seguro que lo lograremos...Un fortísimo abrazo a la vez que muy sincero.

Realidad y Ficción dijo...

Si la creación humana no trasgrede las normas, entonces no es creación. Que el autor aparezca no como dios omnipotente y si como un personaje más,desconcertado ante la vida que su propia Obra revela vendrìa a ser la primera norma violada...una suerte de correlato con e creador divino que ha de expulsar del Edén a sus personajes insurrectos.
Ahora me pregunto... ¿como serà la historia de Coquito y Simona?
Un abrazo grande para ti Cecy!

ReltiH dijo...

HOLAAAAAAAA, CÓMO ESTÁS, BIEN O NO?.
BESOS

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Cecy!!!

Bravo bravo, te ha quedado redondo este relato,

Es precioso y me encanta que Coquito y Simona estén así de bien: ¡Viva el amor y la vida! Que disfruten de su historia en el Edén de la felicidad y de la dicha.
Un placer leerte, preciosa.

Te dejo mi gratitud y mi estima.
Un abrazo y se muy feliz.