"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

jueves, 16 de mayo de 2013

este jueves un relato: oro y febril





Buscas el dorado atardecer
cuando te miras en mis ojos
espejo de tu instinto
Salvaje, animal, vanidoso.
Tambaleas en aguas sudorosas
mientras te acercas
queriendo avasallas mi cintura
inquieta y febril.
Nos abrimos cual delta
brazos fluviales
somos cuerpo entrelazados
 regla de oro son los causes,
de tu boca y la mía.
Me sueñas
 mientras me desvelo
alquimista, buscador incansable
torrente de fluidos eternos
que al rozar encuentras
el brillante amanecer de una exaltación.



en casa del amigo Juan Carlos, seguro encontraras oro.




33 comentarios:

  1. El que busca, encuentra, nunca hay que rendirse.
    Pasión a pleno en tus versos.
    Besos !

    ResponderEliminar
  2. esta fiebre dorada sí que me gusta a mi. genial! :)

    ResponderEliminar
  3. Salvajemente sensual.

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Un bello verso amiga, apasionado y sensual. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Pura sensualidad, pasión y desenfreno.
    Hermoso lo que hiciste este jueves con la propuesta, diferente y bello.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  6. ohhhhh eso he puesto en el de Tracy...el oro está en tus ojos...

    ResponderEliminar
  7. Una cosa es buscar y otra encontrar. Y, otra muy distinta; que se te done...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Bonita forma de definirlo alquimista y buscador...en la constancia esta el logro de esos amaneceres.

    Un precioso poema!

    Besos y feliz fin de semana Cecy.

    ResponderEliminar
  9. GUAUUUU... BELLISIMOOOOOO.
    BESOS

    ResponderEliminar
  10. ¿Ves?, hay gente que entiende a la perfección el sentido de El Dorado, y que no es más que ese: la vida y todas sus manifestaciones, como el amor hecho. Me ha encantado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. espejo de tu instinto...
    para que buscar mas lejos si los tesoros se encuetran al alcance de la mano...
    Maravilloso!


    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Me gusta la fiebre del oro que has expuesto, todo sensualidad.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta la fiebre que produce ese oro!
    =)
    Muy poético!

    ResponderEliminar
  14. Cada uno encuentra el oro que cree interesarle si mantiene su voluntad de lograrlo. ¡Saludos Cecy!!

    ResponderEliminar
  15. Ese dorado, lo buscamos todos ¿no crees? ;-)

    Bss.

    ResponderEliminar
  16. Y lo encuentra, estoy seguro que lo encuentra... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. que mejor recompensa de un buscados de tesoros, que la encontrarlos en los ojos de la persona que más ama, y en ese fluir de momentos, el sexo no sólo nos abre las puertas del cielo y del infierno, también cierra muchas otras que no sabemos para que nos sirven, como la libertad, y mientras más atrapados estemos, más felices nos encontraremos, como un buscador de oro cuando encuentra una pepita, y se olvida del mundo y del pasar del tiempo contagiado de aquella locura, el amor también nos contagia de muchas locuras difíciles de superar.... me ha gustado tu forma de escribirla, besos!!!

    ResponderEliminar
  18. Que delicia. Fiebre, oro puro, sensualidad y derroche, no se puede pedir más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Esa fiebre deseada que envuelve... muy sensual tu propuesta, y ¿porqué no?... el dorado anhelado por muchos en algún momento de su vida.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. digamos que hemos partido...no. digamos que hemos plasmado este jueves en un poema. digamos que el amor ronda por ambos, por el poema tuyo, por el poema mío. digamos que el oro del tuyo está en carne viva, está en el deseo, está...está d eputa madre este poema, cecy.
    medio beso.

    ResponderEliminar
  21. Una gran pasión en esos versos llenos de energía y de busqueda incesante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Precioso texto, que reivindica la búsqueda y el encuentro de una dorada pasión. El poema desborda emoción y sensualidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Ese oro si que pude apasionar o afiebrar.
    Me encanta que te haya gustado tu pepita de oro y que la luzcas en el blog.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  24. Un jueves totalmente distinto a los que llevo leídos. Poético y encarado desde un punto diferente. Ese tipo de fiebre, es el que me puede ;)
    Precioso poema!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  25. Me gusta esa búsqueda y aún más ese entrelazar de cuerpos, esa pasión compartida, esa sensualidad que está presente a lo largo de tu hermoso poema.
    No cabe duda de que nos has ofrecido una más que dorada fiebre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Una propuesta muy sensual, en medio de tanto relato. Alimento para el alma. Un beso.

    ResponderEliminar
  27. "el brillante amanecer de una exaltación."

    Destaco esa frase, como corolario de un poema sensual, estremecedor y brillante.

    un placer leerte, que contagia las ganas de buscar el Dorado...

    besos

    ResponderEliminar
  28. precioso. erótico, sensual. alto.

    un beso

    ResponderEliminar
  29. Que sugerente!!!!!!esa fiebre no me importa que me alcance. Besote

    ResponderEliminar
  30. Encontrar el oro en su boca, teniendo en cuenta la regla de oro de sus cauces. Es realmente hermoso, hallar este metal precioso en un cuerpo próximo al desvelo.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  31. "Sensual" palabra repetida como cuando en plena fiebre nos enajenamos.
    Perderse y encontrarse en el otro. Que delicia.
    besos

    ResponderEliminar
  32. Química pura, mina de auténtico oro, búsqueda, fragua, joya, me encanta el oro que destila tu poema.
    Besito y perdón por tardar, estaba bajo el oro puro del sol napolitano.

    ResponderEliminar