"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

jueves, 9 de mayo de 2013

este jueves un relato: si, estoy contenta



El día estaba maliciosamente nublado, una llovizna persistente le abrazaba el cuerpo. Salió apresurada para desayunar en el Bar de las causas perdidas. Aunque un paso lábil la llevo de cola al suelo. Torrente de maldiciones se le escaparon en el más absoluto silencio. Todo amaneció tan malote, que Simona se sintió de tirillassin entender que le estaba sucediendo. Cerró sus ojos, respiró profundo, tomo impulso, y se levanto urgente sin vergüenza al ridículo. Escucho el tintinear del llamador de Ángeles, que chispeante y zalamero la condujo al bar de los encuentros. La sacudió un oleaje del aroma ajonjolí que la llevo a trastabillar de nuevo. ¡Dios mío! gritaron los clientes. Por suerte Simona, no volvió a dar contra el suelo, cayó en brazos de su amado poeta. ¡Vos! Exclamo sonriente, y en esa burbuja de encuentro, el, la cubrió de besos.




mas gente contenta en casa de la linda SAN







31 comentarios:

  1. ¡muy bueno el desenlace Simona! Pocas palabras te bastaron!!

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo!! ¿Por qué a mí no me pasa cuando me caigo lo de hacerlo sobre brazos o besos? jajaja. Qué afortunada Simona...
    Un beso, me gustó mucho

    ResponderEliminar
  3. ¿Donde se encuentras poetas asiiiii? Bsss.

    ResponderEliminar
  4. QUÉ BIEN!!! MUY RETEBUEN FINAL. ME ENCANTA.
    BESOS

    ResponderEliminar
  5. Eso le pasa por no usar zapatos con suela de goma cuando llueve!ajjajaja
    Casi al final pero llegaste con estupendo relato para sumarte a este jueves de palabras tan especiales!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Y el poeta se sintió más feliz que nunca.

    :)

    Me alegra leerte otra vez.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Oh, qué encuentro más romántico y aromático:)
    Espero que Simona plante bien los pies en el suelo y deje de tropezar.

    Besosss

    ResponderEliminar
  8. Que suerte caer en los brazos del amado...

    Bss.

    ResponderEliminar
  9. Yo quiero uno de esos...:)). La pena es que se acabaron con Simona pero: me alegro porqué ella se lo merece más que nadie.

    Que bonito Cecy:se nota que estas contenta!

    Un besazo y feliz finde preciosa.

    ResponderEliminar
  10. A menudo las "desgracias" tienen su recompensa.
    Eso que dicen, "una de cal y una de arena" :)
    Me alegra que tengas el corazón contento, como cantaba el poeta Ortega :P
    Besos y buen finde !

    ResponderEliminar
  11. ¿Dirección de ese bar, por favor? ✍

    Besos, Cecy.

    ResponderEliminar
  12. El ridículo, las pelotas! Nadie más feliz capaz de hacer del ridículo un estilo de vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. burbuja de encuentro... me encanta! :)

    ResponderEliminar
  14. Cecy, si me dices donde está ese bar, voy para allá ahora mismo.

    ResponderEliminar
  15. hummmm que romántico encuentro, lleno de tropezones vergonzosos y de miradas esquivas, por suerte el que se levanta con el pie izquierdo, siempre cae sobre los brazos del que le sigue los pasos.... me encantó

    ResponderEliminar
  16. Me gusto!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Besos para ti desde este frío Otoño grissssssssssssssssss.
    :(
    tq
    mar

    ResponderEliminar
  17. Creo que Simona se llevo al último de los poetas...¿y donde dices que queda el bar de las causas perdidas?
    Preciosa historia.
    Gracias Cecy por llegar a pesar de todo.
    Un abrazo lleno de cariños.

    ResponderEliminar
  18. Que relato mas bonito ! Ya dicen por aqui...El amor mueve montañas, y si además entras en el bar adecuado...quiza hasta sales acompañado y contento.
    Besos con cariño amiga.

    ResponderEliminar
  19. ¿En qué mejores brazos podía caer? Seguro que se levantó más segura que antes.
    Buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Nunca tuve esa suerte Simona! :)
    Siempre es el piso el que detiene mis caídas. Alguna vez, quizá...
    Me ha gustado mucho el relato, tiene magia, gustito a suerte venida del cielo.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  21. no sé si alguien alguna vez ha dudado que cuando uno tropieza nunca va a caer contra el suelo, qué va¡¡¡ ¡¡uno va a dar a los brazos de su amante o amada! es algo de lo más normal¡¡¡
    ay, si en todas las caídas me fuera a dar contrra unos labios especiales, desde mañana que no hago otra cosa...
    y auqnue las probabilidades diicen que no, yo, afirmo que en este texto, has caído bien, muy bien, al menos por haber sabido entrelazar las palabras de la señora san más que elegantemente..
    medio beso.

    ResponderEliminar
  22. Que bueno! Yo creo que Simona, se ejercitaba en el juego de tropezar y caer, hasta que encontró al dueño de sus versos.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. El mundo de Simona me va resultando cada vez más familiar, me ha gustado encontrarlo con estas palabras propuestas.
    Un cariñoso abrazo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Me encanta la gente que hace poesía y que cubre de besos a sus congéneres. Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Esto es verdadera poesía fantástica!!
    Ha tenido suerte Simona, mucha suerte, las doce palabras han obrado milagrosamente :)

    Un aabrazo

    ResponderEliminar
  26. Que todos los días grises terminen así. Muy bonito el desenlace.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Yo sólo puedo decirte que, hasta donde recuerdo, todas las veces que he tropezado me ha acogido con nada amoroso abrazo la dureza del suelo, pero me alegro por tu protagonista que sí que encontró esos brazos amorosos y esos besos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. A ese bar quiero ir prontito!!!

    Muy bien resuelto, el encastre de estas palabras en un texto que siempre resulta mágico, y más cuando aparece Simona.

    ¡Qué suerte que pudiste participar!

    Un fuerte abrazo, Cecy

    ResponderEliminar
  29. Un poeta y aroma de ajonjoli...combinacion perfecta. Nunca se sabe que puede a pasar.
    Un beso

    ResponderEliminar