"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

jueves, 6 de febrero de 2014

este jueves un relato: en Prisión




Algunos años han pasado desde que ingrese a este penal de máxima seguridad. A esta fortaleza indestructible, donde nadie llega fácilmente y escaparse, es un desafío mano a mano con la muerte. Mi vida transcurre, entre estas paredes, entre estos muros, entre estos hierros. No tengo intenciones de escapar. Aquí me siento en mi propio paraíso, me recreo una hora al sol en el patio y otras tantas entre libros, es mi puerta al mundo. A veces la interrupción de algunos, con sus exigencias de buscar en mí una cuota de arrepentimiento, es la única tortura que tengo que soportar. La ley del hombre en la sociedad es una infamia, y la mía, es la que obedezco. ¡Que me van hablar de buenas obras! Mi libertad la encontré aquí. Afuera fue mi peor prisión, en las manos maliciosas de un monstruo. De niña, me ha sometido a ser esclava de sus placeres, atada de una cadena, en aquel sótano sombrío y nefasto. Quince años me tuvo presa, hasta ese día, ¡Glorioso día! Su descuido, fue mi libertad. Fui la señora reina muerte, y lo he disfrutado, quemandolo milímetro por milímetro, hasta el éxtasis de mi venganza. Me entregue a la libertad, declarándome culpable ante los tribunales. Por la muerte con alevosía de mi padrastro.


                            
otros se encuentran en prisión con los reporteros





46 comentarios:

  1. Buen relato Cecy. Hay casos de presos que después de estar muchos años en prisión, no quieren salir porque se sienten mas seguros en la cárcel. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá hubiera podido matarlo el primer día.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy con Toro, ojalá el primer día, hay crímenes que meren un premio no una condena. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Glorioso día tuvo que ser: poder terminar con esta vejación de quince años.Por muchas cadenas que le ponga no hay nada más terrible que la injusticia de ser sometida a un mostruo.

    Besos Cecy.

    ResponderEliminar
  5. Ya tardó en quitárselo de en medio.

    ResponderEliminar
  6. Hay prisión íntima dentro de la prisión, una querida y liberadora, amarga pero buscada.
    Una vez cometido el acto de justicia queda la satisfacción sin remordimientos, y una larga vida entre rejas que se asumen.
    Historia intensa que describe el periplo demasiado largo a una libertad peculiar, felicitaciones Cecy, un besito.

    ResponderEliminar
  7. Más que prisión merecería una condecoración, pero la vida es así de injusta.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Muy buen relato. Feliz día .

    ResponderEliminar
  9. Vaya, la pobre fue de peor a mal solamente... y a nosotros nos has dado una lección de saber valorar lo que tenemos como un tesoro. Bravo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Guarda algo de gasolina para la máquina

    ResponderEliminar
  11. Guarda algo de gasolina para la máquina

    ResponderEliminar
  12. O la ley era muy injusta o tenía un pésimo abogado defensor. Con esos motivos, tendrían que haberla absuelto.

    ResponderEliminar
  13. Hay prisiones que no son tales y paraísos que sí son la peor de las cárceles...

    Un beso linda!
    ;)

    ResponderEliminar
  14. a lo lisbeth salander, bien churruscadito! es una aberración justificar un crimen, cualquier crimen, pero, joder, en ocasiones... buen relato, sí señora.

    ResponderEliminar
  15. Una cárcel injusta de la que no pudo escapar de otra forma. Me alegro por ella, logró su libertad. Un besote

    ResponderEliminar
  16. Un relato, que es un canto de libertad,comparad a todo lo que había pasado, esa carcel era peor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Estos son los casos en los que yo me adhiero al acusado, en esta ocasión a la protagonista.
    Que el encierro sea su libertad... es señal de lo mal que ha pasado allá afuera, donde nadie la protegió de esa bestia.
    Hizo justicia por mano propia, pero fue en su defensa y con toda la razón dada por su tanto sufrimiento.
    Muy bien narrado Cecy!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  18. La condena será leve. Qué menos?

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Es un relato para reflexionar sobre quienes pasan por iguales circunstancias, tal vez al mirar lo hagamos desde la comprensión y desde la compasión.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Bonita y delicada confesión Cecy. Si de algo puede estar segura es de haber hecho su justicia. Me ha gustado mucho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Excelente Cecy, todas las libertades tienen un precio, pero ante lo que estaba pasando su nuevo lugar debe sentirse un paraíso. Es un tema bastante fuerte el de los abusos que da para escribir tanto. Hace un tiempo lo hice para un concurso, me dijeron que era demasiado fuerte el final que le había dado, yo creo que no, que al igual que el tuyo es un final muy justo para esas bestias.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  22. El relato es tremendo!Hay prisiones en libertad que son más duras que los muros de cualquier cárcel.
    Me ha gustado mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Triste, muy triste que sienta ser libre en la cárcel. Así de dura tuvo que ser su existencia anterior para que la cárcel fuera su liberación. En situaciones así me rebelo ante lo injusto de la justicia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Eso es defensa propia!!!!
    Ella en el paraíso libre en su mente, él en el infierno.
    Mente infantil la mía pero me deja en paz.
    Un abrazo enorme
    mar

    ResponderEliminar
  25. La justicia que castiga a quienes han sido victimas, no es justicia, es apenas letra muerta que se aplica sin sentido ni piedad. Pese a todo, ella logró ser libre,,,me alegra saberlo!
    =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Suele confundirse con demasiada frecuencia lo que es la ley y lo que es la justicia.
    En justicia, esta mujer debería ser libre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. CONTRADICTORIO CONTENIDO, CON UNA CONCLUSIÓN SIN NEFASTAS CONTRADICCIONES.
    BESOS

    ResponderEliminar
  28. Mucho tardó en liquidar al padrastro. No me extraña que se sienta más libre dentro de la cárcel que fuera.

    Bss.

    ResponderEliminar
  29. ¡Hola Cecy!!!

    Buen relato, muy bien plasmado; por desgracia existen muchos casos similares. Que ni siquiera son denunciados, ¡por que las amenazan!!! Y ellas no tienen el la suerte de tener un arma!!! o la fuerza suficiente... o la ocasión.
    No me extraña que esté feliz en la cárcel, Ojalá fuera por poco tiempo.

    Te dejo mi felicitación, mi abrazo y mi estima.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  30. Ay que fuerte, pero sin duda parte de la realidad. Saludos

    ResponderEliminar
  31. wow!!!!! que maravilloso texto, es intenso e impresionante, lleno de rabia y satisfacción, desde un punto de vista oscuro y palpable, real al cien por ciento, escalofriante y humano como ninguno, el principio tanto como el final es inquietante, como si fuera simplemente arrancado de una entrevista hecha a alguien que lo ha sufrido en carne propia, no tiene preámbulos ni adornos, es simple como las palabras de una niña que simplemente está sujeta a decirnos la verdad, su verdad, que la venganza es y será por siempre su mejor opción, que muchas hubiesen querido tener esa fuerza de voluntad, pero que no lo hicieron por temor, ese miedo que te deja estático sin poder defenderte...... excelente, besos!!!

    ResponderEliminar
  32. Uf, que tema y con que frases lo cuentas. Nunca conoció la libertad ya que era la liberación de su captor, la venganza.
    Lo peor de esta historia es que hemos conocido un par de casos en que podría haberse dado este supuesto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  33. La linea entre la justicia y lo que es justo, en este caso queda desdibujada, creo que en estos casos la presa ya pago antes de entrar en la cárcel su condena.dejarla en libertad, no supone un riesgo para la sociedad, ayudada por especialistas tendría la oportunidad de rehacer su triste vida, una niñ@, no puede ser culpable de que un@ adulto emponzoñe su vida.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  34. Trasmites tan bien la sensación de la libertad que le llega por fin, luego de una vida tan esclavizada y trágica, que miro el cielo y la imagino a ella, claramente.

    besos

    ResponderEliminar
  35. Que pena llegar a creerse libre entre rejas, pero a veces habría que cuestionarse la justicia. No se, yo quizás hubiera hecho lo mismo.
    Besos

    ResponderEliminar
  36. Muy buena historia Cecy y muy lograda esa sensación de libertad de la que por fin goza la protagonista, a pesar de hallarse entre rejas.
    Un Beso.

    ResponderEliminar
  37. Una prisión ouede tener muchas formas..

    ResponderEliminar
  38. Prisiones que liberan, que exorcizan, que desmadejan el alma, que la llenan de paz y ternura aún en la muerte y el dolor de los demás pero también de uno. Me gustó.

    ResponderEliminar
  39. Brillante corto, con toda la emoción que cabe en un alma liberada por fin Brillante exposición, clara y estimulante a pesar de la otra condena.
    Besos

    ResponderEliminar
  40. Un relato muy crudo, bien contado. Planteas una reflexión importante sobre la justicia institucionalizada y la que uno se toma por su cuenta cuando la ley no satisface el daño causado a la víctima.
    No hay crimen que se pueda justificar, ni legal,ni particular, y mucho menos como venganza. Pero existen esos casos en la vida real y lo has sugerido muy bien desde la celda de la prisión.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  41. Me encantó tu microrelato
    Muchos escriben pocos le dan en la tecla como este tuyo
    Genial Simona!!!

    ResponderEliminar
  42. Estremecedor tu relato que conlleva una realidad existente en esta sociedad snob.

    Cariños y buen domingo!!!

    ResponderEliminar
  43. Me ha gustado mucho tu relato, enhorabuena. Besos.

    ResponderEliminar
  44. Tremendo relato!!!...no puedo evitar sentir mucha rabia e indignación ante estas situaciones que deberían haber desaparecido hace mucho de la faz de la Tierra...como tantas otras, tenemos mucho por lo que seguir luchando, amiga!!!

    Un gran abrazo...y gracias, Cecy!!! ;)

    ResponderEliminar
  45. Ese final me ha dejado sin palabras. Un relato estremecedor. Un beso.

    ResponderEliminar