"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

jueves, 27 de marzo de 2014

este jueves un relato: ¡a volar!



Subió los escalones con mucha ansiedad, los contó uno por uno hasta llegar a los dos mil, respiraba pausado para que los nervios no dejaran entrar ningún pensamiento negativo. Al llegar, una mirada amena le señalo que se acercara. Mientras se colocaba las botas, la ropa de abrigo y los guantes, comenzaron a controlar los cordinos, las bandas, las cintas de anclajes y la vela. Cuando todo estuvo en su punto justo, le invitaron a sentarse en la silla donde le pasaron los arneses. ¿Estas listo? Le pregunto el instructor, si, respondió el.
Desde niño había sufrido de vértigo, ninguna terapia lo ayudo a superarlo hasta que vio la sonrisa de su hijo que le dijo: “eres mi héroe papá”.
Desde ese momento sintió que su vuelo había llegado a lo más alto que puede aspirar un hombre.




mas vuelos en casa de Alberto V.



36 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Con el incentivo adecuado se pueden vencer las más inexpugnables barreras, aún el miedo...
=)

TORO SALVAJE dijo...

La sonrisa de un hijo puede lograr milagros.

Claro que si.

Beso tu beso.

Begoña Rosamarchita dijo...

a veces el mismo miedo nos hace retroceder a comportamientos infantiles. pero para eso hay que saber , como describes, sacar la fuerza y el coraje suficientes. saludos : )

Valaf dijo...

Magnífico!!!, y es así, no hay mejor impulsor para nuestros cohetes que el amor.

Un besazo!!

Juan L. Trujillo dijo...

Cuanta razón hay en esa brillante narración.
Lo único que puede hacer que las alas funcionen y los miedos se esfumen es el deseo de un hijo.
Enhorabuena.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Es que un hijo es la mejor terapia.
Bien relatado
Un abrazo.

MAR dijo...

Que lindo, cuando se trata de los hijos la fuerza nace de no sé donde, uno es capaz hasta de lo que no se imagina.
Un abrazo grande y mi cariño.
mar

Fabián Madrid dijo...

Bonita forma de perder el miedo.
Un beso.

Mª Carmen dijo...

Precioso amiga, lo que no haga el amor a un hijo no lo hace nadie más.Me encantó. Besitosss.

Cristina Piñar dijo...

¿Quién mejor que su propio hijo para ayudarle a superar sus miedo? Muy bonito. Un beso.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es todo un logro.

Pepe dijo...

Siempre tuvo miedo, pero un hijo es capaz por sí solo de que superemos todos los miedos que nos atenazan. Es la fuerza del amor filial la que es capaz incluso de hacernos volar sin más anclaje que un arnés.
Un fuerte abrazo.

G a b y* dijo...

Muchas son las cosas que nos movilizan e incluso nos empujan a atrevernos a aquello que pensábamos que no lograríamos alcanzar nunca... y el incentivo de un hijo... qué motivación puede llegar a provocar!
Me enterneció ese final!
Besos al vuelo!
Gaby*

Bertha dijo...

Que mejor premio que esa sonrisa y gracias a esas palabras su autoestima y miedos se superaron.

Muy tierna esa mutua entrega

Un beso Cecy

Juan Carlos dijo...

Efectivamente.
Estoy completamente de acuerdo, este tema me interesa mucho, más a la inversa, es decir, ver a quienes luchan por conseguir dinero, fama, records en vidas tan vacías.
Besos.

Tracy dijo...

Lo que no se haga por un hijo... se hará por un nieto.

Amapola Azzul dijo...

Pues me alegro por él,
Un abrazo.

Rhodea Blason dijo...

Cuántos miedos se pueden llegar a vencer por nuestros hijos? Lo has narrado con un cariño maravilloso y una buena exposición.
Saludos

LAO Paunero dijo...

los hijos hacen milagros con los padres... ¡ya lo creo Cecy!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Hay veces que el miedo triunfa, pero no siempre. Como siempre un placer.

Saludos.

Abuela Ciber dijo...

Feliz de el y..... VOLO!!!!!!!!!!

Cariños

Charo dijo...

Qué bonito! Por un hijo puedes hacer cosas que no harías por ti mismo.
Un beso

Marina Fligueira dijo...

¡Hola, Cecy!

Que bello relato nos deja amiga; casi siempre un estimulo, es fundamental para ahuyentar los miedos.
Gracias por compartir algo hermoso.
Te dejo mi felicitación y estima siempre.
Un abrazo y feliz fin de semana.

ReltiH dijo...

QUÉ BONITO Y REFLEXIVO MENSAJE!!! GRACIAS.
UN ABRAZO

Alberto V. dijo...

Tú lo has dicho Cecy, ése sí que es un gran vuelo, las palabras de agradecimiento de un hijo..., o de un padre ;-)

Gracias por participar en mi primera convocatoria!

Besos

MAR dijo...

Te traigo chocolates y una copita de vino para que disfrutes del fin de semana amiga.
Un abrazo grande y mi compañía.
mar
SALUD!!!
CHIN CHIN

MuCha dijo...

Querida Simona
Sublime tu escrito Besos con alas

Nita Oliveira dijo...

Por um filho fazemos TUDO!!!
Boa semana
Beijo.
Nita

Isa Iss dijo...

Que guapo y que triste tu relato, me ha emocionado mucho..

No conocia tu blog, es la primera vez que entro, si me permites me quedare

Un beso
Isa

http://cabalgandoporlamusica.blogspot.fr/

raúl fdz pacheco dijo...

qué bonito, una sonrisa como esa sí que te da alas, verdad? y no como el redbull!! :)

Adelfa Martin dijo...

Nada como un amigo, que aunque invisible,
nos llena el alma de franco regocijo
nos anima con palabras inaudibles
y en su abrazo virtual, nos da cobijo.

Saludos afectuosos

Adelfa Martin dijo...

Nada como un amigo, que aunque invisible,
nos llena el alma de franco regocijo
nos anima con palabras inaudibles
y en su abrazo virtual, nos da cobijo.

Saludos afectuosos

Kasioles dijo...

Cualquier cosa haríamos por un hijo.
¡Bello relato!
Cariños en el corazón.
Kasioles

MAR dijo...

Por acá amiga el Otoño parece Verano, no caen las hojas de los arboles y hace calor, espero que dure hasta la próxima Primavera jiji.
Besos y abrazos para ti y una linda semana.
mar

San dijo...

No hay mejor motivación que los ojos y la voz inocente de los hijos. Muy bello Cecy.
Un abrazo.

impersonem dijo...

Me imagino la escena... muy tierna.

Besos.