"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

miércoles, 13 de agosto de 2014

palabra 31 de 52



distraída, con la mirada en veremos, camina Simona por el día que se ha olvidado de festejar. distraída, entre marañas de gentes ciegas que a empujones la lleva. El sol no llega a calentar y el viento sopla sus mejillas heladas. distraída, de ella misma. 
Su mano despierta al estimulo de un sentimiento, que se vuelve energía de otra mano, que la toma, la acaricia y la lleva a destino. 
distraída, del destino, se recuerda que sabe bien las manos que caminan a la par... 


otras manos se toman en casa de nuestra amiga Sindel