"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

domingo, 25 de junio de 2017

siempre

52 ladrillos en la pared 
marcando recuerdos de un camino sin retorno
atesorando el paso cruel del tiempo
son espejos que estallan en mil lágrimas
por las arrugadas lineas de una sonrisa
muero cada domingo
y el tic tac de mi sombra 
se agita para devolverme a la vida
siempre
 que pronuncies mi nombre.


9 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Cecy!!!

Apareces y el mundo se pone al revés...
Es un milagro.
El más bonito de todos.

52 besos y sigo llorando el tiempo que no te tengo.

impersonem dijo...

Hola Cecy. ¡Qué alegría verte por aquí! 52 ladrillo y muchos sentimientos para construir un poema hecho con el corazón y para el corazón...

Me alegra saber de ti...

Un fuerte abrazo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me gusta que hayas vuelto,
Mi Mara Laira extraña a su amiga Simona.

Un abrazo

miralunas dijo...

Mierda con ustedes dos!
Y éso que los quiero tanto!
Pero es taaan lindo verte volver...
Y aunque el Toro me tire, conceptualmente, este domingo encima, al menos ha dicho tu nombre-
No vuelvas a irte!

Edurne dijo...

52 o 152 ladrillos... ¡Pero vaya un muro que levantaste, linda! Derríbalo y déjate ver de seguido, ¡que ya te vale!

¡Besitos enladrillados!
;)

Noelplebeyo dijo...

No hay muro que nos separe

Besos, hermana

AdolfO ReltiH dijo...

HOLA, HOLA, HOLA. UN CIERRE LINDISIMO!!!!
ABRAZOS

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Me alegra muchísimo, Cecy, que hayas vuelto!. No dejemos que el peso de los años le gane al entusiasmo que nos puede llegar a brindar la experiencia, que, en sentido contrario al de la edad, nos enriquece a medida que pasa el tiempo. Un beso graaaaaaaaaaaaande!

Bertha dijo...

"Siempre",siempre eres bien recibida estimada Cecy.- El paso del tiempo y esas arrugas son testimonios de vida y por eso hay que desafiar ese muro.

Un fuerte abrazo.