"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

miércoles, 8 de julio de 2020

este jueves un relato: caminos, senderos o rutas





La niña de cuatro años, jugaba en el patio interior de la casa. Allí, donde todos los días veía a la corbatita cantar dentro de esa jaula tal alta para ella. Una tarde con aire triunfante y sin importar los castigos que le esperaban, con una varilla logro abrir la jaula dando paso a la libertad.

Hoy, la mujer que recuerda a su niña, se le cae una lágrima desde la inocencia. Al mirar atrás, comprendió, que la libertad para muchos, significaría su destierro.



otros caminos, senderos o rutas en casa de Myriam





20 comentarios:

  1. Durísimo camino hacia la adultez.

    Me ha gustado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito lo que has contado, qué bonito microrelato.

    Lo que es la ingenuidad de la niñez, lo que puede capaz de hacer una niña, sin importarle el castigo.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  3. ...y qué triste cuando eso pasa! El desarraigo duele terriblemente por dentro. Un abrazo, Cecy

    ResponderEliminar
  4. El camino y la libertad dos palabras que aún distintas cuánto se parecen .
    Un micro con mucha moraleja .
    Un fuerte abrazo !!

    ResponderEliminar
  5. La libertad unida al destierro. Me has dejado pensando. ¡Qué duro! ¿No? Pero creo que la corbatita pudo ser más feliz en libertad que enjaulada. Por suerte, no siempre se viven como destierro los cambios de países, por ejemplo. Muy valiente esa niña que se atrevió a tomar la iniciativa.
    Muchas gracias, CECI, por hsberte unido a mi convocatoria.

    Beso grande

    ResponderEliminar
  6. Que triste....todo tiene un precio en la vida.... Saludos Cecy

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado.
    Esa niña es un canto a la libertad.
    Emociona eh...

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Y es que quien más sabe de libertad es un niño (o niña) precioso microrelato que no te deja impasible. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Un duro camino hacía la libertad

    Beso

    ResponderEliminar
  10. Es profundo lo que escribiste Cecy y me gustó... a veces la libertad exige acciones decididas... y a veces nuestras decisiones de la niñez nos visitan en forma de reflexión cuando somo mayores...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  11. Muy duro y tierno a la vez...........pasos que la vida nos hace dar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Existen muchas cosas en la vida que no logras comprender hasta que eres mayor y cuando lo haces te producen un desasosiego profundo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Cecy!!, madurar, también tiene su precio y El precio de la libertad, también es la perdida de la inocencia.
    te abrazo..
    besos y luz

    ResponderEliminar
  14. La libertad del destierro suena bien suena cierto tu texto en mi mente

    ResponderEliminar
  15. ¿Buenas noches, todo bien? Soy brasileño, de Río de Janeiro y busco nuevos seguidores para mi blog. Y seguiré el tuyo con mucho gusto. Los nuevos amigos también son bienvenidos, sin importar la distancia.

    https://viagenspelobrasilerio.blogspot.com/?m=1

    ResponderEliminar
  16. Conmovedor, muy hermoso relato, un abrazo lindo blog, te sigo y deseo seas feliz

    ResponderEliminar
  17. Hola Cecy, los niños tienen una valentía que muchos adultos necesitamos. Un beso

    ResponderEliminar
  18. Preciosos y acertado tu relato. La inocencia conlleva la fnatasía de la libertad. Me gustó mucho. Besitos

    ResponderEliminar
  19. La vida nos enseña, sí o sí, que los pasos que damos en ella no siempre son fáciles.

    Un beso.

    ResponderEliminar