"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

miércoles, 12 de agosto de 2020

este jueves un relato: Objetos


imagen tomada de la web


Como dice Serrat en la canción: “y no se me ocurre nada” ... Mientras la voy tarareando, pongo el agua a calentar, tomo mi objeto inanimado, lo lleno con yerba y espero que el agua esté a punto, que no entre en hervor. Y me pierdo por la ventana de los recuerdos de este objeto que aparece en casi todos ellos. Y se presentan esas imágenes: los primeros mates que solo miraba, la abuela Pierina se lo pasaba a mi madre, y vaya a saber que hablaban, pero seguramente así abre probado el primero, de todos los que vinieron después.

Esa costumbre tan nuestra que se hereda sin permiso de padres a hijos. Somos tan curiosos que de pequeños queremos probar eso que los grandes comparten como un juego, ese pase de mano en mano que extiende las miradas y afina los oídos. Tiene un don amistoso, porque al llegar a donde sea, siempre después de saludar, es lo primero que se pregunta: ¿tomamos unos mates? Y es el lazo de conversaciones, cualquiera que se presente, a veces con risas, llanto, alegrías, experiencias, historias, o simplemente ese gesto que se necesita para sentirse en compañía.

O como hoy, que, en esta soledad pandémica, mientras termino de prepararlo, enciendo el pc, y me acompañara todo el rato en que trabajo, leo, escribo, o simplemente: es que no hago otra cosa que pensar en ti, y no se me ocurre nada…. 



mas objetos en casa de Alfredo


27 comentarios:

  1. Un objeto muy característico de ahí... siempre me ha llamado la atención cómo algunos jugadores de fútbol argentinos andan de un lado a otro con él en la mano... ¿a qué sabe el mate? Nunca lo he probado...

    Por aquí se lleva más el café, no sé si es el equivalente o es además del café...

    Bueno, creo que me he liado, no sé si se me entiende...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que bueno ese mate acompañándote en tus tardes, nunca he tenido la oportunidad de probarlo eso sí café me gusta, aunque ahora es descafeinado por la tensión ajjaja, una se hace mayor ajja.
    Muy tierno todo lo que nos cuentas, sobre ese objeto que tiene vida propia ...
    Un fuerte abrazo y a pasar buena tarde.

    ResponderEliminar
  3. El mate, se usa con yerba que es una hoja de árbol elaborada, se pone en ese recipiente que muestra el dibujo y solo agua caliente sin hervir... Su gusto, bueno es algo amarga, pero estamos muy acostumbrados porque algunos nacemos con el mate en la mano jaja

    No se parece en nada al café.

    Espero haberte ilustrado un poco mas.

    Abracito impersonem

    ResponderEliminar
  4. Hoy Serrat por partida doble.
    Me gusta mucho lo que has escrito.
    Es una soledad muy bien acompañada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Entrañable homenaje a algo tan propio de estas latitudes. Aquí entre nos, te cuento, con gran cuota de pudor, que ni soy matera jeje. Lo mío es el café 😁. Beso grande😘

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay Cecy! Me encantó lo que has escrito. Aunque no lo creas, ahora mientras te leo disfruto de un mate, pero dulce como a mi me gusta jeje y con tu relato me traes un montón de recuerdos de mi niñez junto a mis abuelos, compartiendo en su casa (la que lamentablemente se derrumbó con el terremoto del 2010). Ellos ya no están, pero esos momentos compartidos quedan para siempre. He heredado mates y bombillas y las cuido como un tesoro. Mis hijos, que aún no son mayores, lo disfrutan tanto como yo y mi esposo, quien también lo heredó de su abuela materna. Ella los prepara de una manera especial con hierbas aromáticas del campo donde vive. Perdón si me extendí mucho! Pero no lo pude evitar. Gracias por recordarme lo lindo de la vida, besitoooooos!!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la bombilla y el porongo son decorativos pero no me gusta el mate, ni el te, bebo café y a veces os copio y voy por la calle con un vaso con café. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Típico de por aquí, el Rio de la plata. Un homenaje así no podía, faltar, aunque ahora de bocs a boca la bombilla no puede pasarse.

    Besos, Ceci

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. PD. - Cómo Mónica, soy del gremio cafetero.

    ResponderEliminar
  11. Buena salida, la del mate que puede acompañar, cuando las ideas no surgen. Y se convirtió en el elemento central de tu relato.
    Puedo tomar café, pero creo que soy más matero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Buen relato lleno de sinceridad, con el mate, el pasar del tiempo, un abrazo Cecy
    Quiero agradecerte de corazón por los gratos comentarios que me dejas en mi blog , lo valoro y agradezco enormemente.
    No dejes de cuidarte

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno, ese recipiente para el mate, imagino, cobrando vida en el tema musical de Serrat.

    Preciosa combinación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Ese objeto me llama la atención, no lo conozco pero un día lo tendré entre mis dedos... Ojala. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
  15. Me sorprendía la afición de los argentinos al mate. Ahora lo entiendo un poco mejor. Parece una liturgia social. Me gusta el tono nostalgico que le das.
    Me encantó..
    Abrazos Cecy

    ResponderEliminar
  16. Me inicié con el mate gracias a unos amigos uruguayos, los cuales en uno de sus viajes me trajeron la calabacita y la bombilla. Durante un tiempo lo tomamos en casa, ahora ya no soy ni de mate ni de café pero me ha encantado el homenaje a vuestra bebida nacional por excelencia. Besos.

    ResponderEliminar
  17. No se te ocurre nada porque nuestra mente ha trabajado en esta soledad pandemia, así que viaja como maravillosamente tú lo haces con este bello texto. Un beso querida Cecy

    ResponderEliminar
  18. Excelente escrito lleno de simplicidad en lo cotidiano así mismo lleno de unión, amistad junto a aquel mate, que en verdad me gustan a pesar de que acá en Chile pocos lo toman

    ResponderEliminar
  19. Siempre me ha recordado a una cachimba :-) Y es un objeto muy curioso la verdad, es como llevarte la casa a cuestas, como un caracol... Nunca he probado el mate. No puedo opinar pero sí te digo que el tarrito, la pajita me son muy curiosas.... Y como dices, son cosas cotidianas que forman parte de nuestra impronta, esas cosas que están porque han de estar.
    Muy bello tu recuerdo y la historia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Gosto de um mate bem dulce!...é para mim perfeito, pois me dá estabilidade emocional e tranquilidade!

    Abraços Ceci e feliz fin de semana
    A.S.

    ResponderEliminar
  21. Aqui te dejo mi gota esperando acompañarte por unos segundos mientras tomas tu mate...esa tradición deberían catalogarla como uno de las mejores momentos familiares a nivel mundial...lindo leerte che

    ResponderEliminar
  22. Me lo has antojado... Es todo un ritual. Qué rico.
    Besitos de anís!

    ResponderEliminar
  23. Me gusta esa tradición argentina, tan cercana.
    Es un relato maravilloso
    Abrazo

    ResponderEliminar
  24. Hola, Cecy. Toda una declaración de respeto y complicidad a lo cotidiano y tradicional. Entrañable texto con el que acompañas un uso que es algo más que la mera imitación de generaciones. Muchas gracias por participar, amiga. Abrazos

    ResponderEliminar
  25. Siempre he estado por probarlo....y nada, eso que tomo muchas infusiones.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  26. No lo tomo porque me irrita el estómago
    Cuando era chica lo tomaba
    porque me quitaba el hambre y podía adelgazar.
    Hoy tomo solo té con leche inglés.
    Dulce orgánico, con una cuantas gotas de leche fresca....

    ResponderEliminar