"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

viernes, 11 de diciembre de 2020

vomitando realidad

Se dio media sanción al proyecto de ley sobre regulación del acceso a la interrupción voluntaria del embarazo y al proyecto de ley sobre atención y cuidado integral de la salud durante el embarazo y la primera infancia.

Muchas horas esperando, muchas horas escuchando a cada expositor. Con lo cual sigo entendiendo que los interesados en que se apruebe la ley, explicaron incansablemente que no se está en favor del aborto, simplemente se está en contra de los abortos clandestinos que terminan con la vida de miles de mujeres cada año y a favor de la correcta sanidad para todas, y no simplemente aquella que tiene el poder adquisitivo para realizarlo.

Y aquellos que abogan en nombre de cuidar la vida de la madre y del niñe por nacer, dieron su voto negativo, que en mi opinión siguen dando lugar al aborto clandestino, al negocio millonario de la clandestinidad y la sucesiva muerte de los miles de mujeres que pierden la vida en esos lugares y en manos de ese negociado. Porque no sean hipócritas, las mujeres ricas y llamadas de bien, también abortan.

No jodamos, aborto, hubo siempre, desde que el mundo es mundo. Y esta ley NO obliga abortar.

Pero este es el mundo que tenemos, patriarcal, desde todos los ángulos que se miren, se sigue leyendo y comprendiendo las leyes que escriben los hombres para los hombres sin perspectiva de género y la exclusión de las mujeres.

Y por favor no me salgan con Dios, porque en nombre de Dios, se han hecho las aberraciones más grandes de la historia, en guerras, y dentro de las mismas sectas religiosas ya sea cual fuera, también, violaciones y genocidios de todo tipo.

De una buena vez, se tiene que comenzar a comprender, que nuestros derechos y deseos también tienen que ser leídos, escuchados y entendidos. No queremos más que nuestro territorio sea la cocina y la crianza de hijos y cuidado de maridos, si no es por el deseo propio de hacerlo, y NO como nos han obligado por miles de años que para solo eso servimos.

Que la lucha por conquistar aquello que nos pertenece, revindique a las mujeres que vienen haciendo historia.

Esperemos que el Senado de la Nación, apruebe la media sanción que falta.


Nos queremos niñas, NO madres.

Nos queremos vivas.

Nos queremos libres.

Que sea ley.


13 comentarios:

  1. Muy bien dicho

    Un derecho fundamental

    besos

    ResponderEliminar
  2. En nombre de Dios se han hecho y se hacen las barbaridades más monstruosas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. El derecho al aborto es fundmental de la madre que es la que pare. Y estoy de acuerdo en tus declaración de intenciones. Se ha conseguido mucho pero todavía hay resquicios de un pasado no tan lejano. Un abrazo Cecy.

    ResponderEliminar
  4. Nunca entiendo a quienes se oponen a leyes que no obligan a cumplir, sino regulan la realidad. Se aborta en el extranjero o en malas condiciones sanitarias, pero se aborta. También había parejas homosexuales, escondidas, pero las había, y hay, donde no se han regulado estas uniones, pues oye, que se regule la realidad.
    A ninguna mujer la obligarán a abortar, ni a nadie a que se case con una persona del mismo sexo. Por ejemplo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Y estoy de acuerdo contigo Cecy, me uno por los derechos de la mujer, porque aunque seamos pocos, no todos los hombres somos machistas ni denigramos mujeres.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Hay una cuestión básica en que, creo hay que poner el acento: no se debe legislar desde el punto de vista de alguien en particular o considerando creencias específicas. Las leyes deben contemplar los derechos desde un punto de vista genérico intentando que abarque un amplio abanico de situaciones previsibles. No se debe comenzar a analizar algo con la premisa "yo haría..."o "yo nunca..." se debe contemplar la situación de otr@s que no necesariamente compartirán el mismo punto de vista, buscando que el Estado brinde la mejor protección para tod@s por igual. En fin, acá en Rosario tenemos desde hace varios años implementado desde la Municipalidad un protocolo por el que, alegando cuestión de salud emocional, la interrupción voluntaria y asistida en condiciones adecuadas, está garantizada, por lo que el número de muertes x abortos clandestinos bajó drásticamente a casi cero. Un ejemplo

    ResponderEliminar
  8. p.d eso no quiere decir que el tema de la educación y la provisión de anticonceptivos no se contempla. todo lo contrario, se hace en forma paralela, como también la asistencia sicológica.

    ResponderEliminar
  9. Leyes y manipulación: dos constantes y todo con una cantidad de palabras huecas pero lo que hace falta es empatía.

    No es un plato de gusto tener que pasar por un trance de esta magnitud pero las únicas que tienen la última palabra son las mujeres y una sanidad que sea acorde a cada necesidad con un derecho a elegir.

    Feliz domingo Cecy abrazos



    ResponderEliminar
  10. Querida Cecy. Entiendo perfecto tu molestia, desafortunadamente en este tipo de temas siempre gana la intolerancia de muchos y quieren tapar el sol con un dedo. Esperemos que la situación mejore para bien. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Por suerte aqui eso es aceptado Viva la libertad de la mujer

    ResponderEliminar
  12. Lo has dicho todo y bien, estoy de acuerdo con lo que has escrito...

    Abrazo

    ResponderEliminar