"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

lunes, 20 de junio de 2011

el invierno no duerme.

Caminaba por la vereda, siguiendo el dibujo de las baldosas, cuidadosamente de no tropezar con las líneas. Así, como jugando. De golpe un ruido, la inquieto, la asusto y se escondió detrás de un árbol. Se quedo quieta, miro a los lados y no vio a nadie, continuo sorteando baldosas. Otra vez, ese ruido, empezó a caminar más de prisa, porque ya no había árbol donde esconderse. Lo que parecía un ruido, lo sintió más cerca, casi pegadito, como un silbido y comenzó a correr. Cansada de correr delante del silbido, entro a un bar, y siendo tan despistada se encontró frente a frente, con unos ojos, una nariz, una boca y sobre todo una cara totalmente desconocida. Disimuladamente sin poder apartar sus ojos, dio un saltito, saltito pequeño hacia atrás. No le salían las palabras. Él, la miraba sorprendido. Ella se olvido del ruido, del silbido, del árbol y las baldosas. Su cara estaba toda sonrojada. Hasta que pudo respirar y le dijo: tengo frio. El sin dejar de mirarla, y esbozando una sonrisa se dirigió al mozo para pedirle un café. Comenzó a sonar el teléfono…rin, rin, rin...Su sonrisa se iba alejando. Rin, rin, rin

¡Hola Simona! No olvides de abrigarte, mañana empieza el invierno.
Se levanto a cerrar la ventana.




35 comentarios:

  1. Hay que prevenir, sacar los abrigos y buscar las abrigadas... los sueños nos avisan de lo largo y frío que es, y de tantos inviernos ya pasados hemos aprendido a buscar esos rescoldos que en alguna chimenea aún calientan un poquito...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. pues por aquí sí, el invierno está totalmente dormido, y no despertará hasta dentro de unos meses... yo ya casi lo echo de menos, sinceramente!

    ResponderEliminar
  3. ¿QUÉ NOOOOOOOOOO?
    Espero que sí, que duerma hasta que yo lo despierte.

    ResponderEliminar
  4. Si es que la naturaleza cuando te llevas bien con ella como tú lo haces ella es agradecida y a sus amigas las avisa para que no se duerman en los laureles.

    Bonito relato-

    Aqui es veranoooooooooooooooooo

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Confieso que mientras lo leía, hasta sentí un poco de celos. Bello, muy bien llevado como todo lo que nace de tus letras.

    Un beso más que grande.

    Juan

    Otro si digo: Besos y más besos...ahhh bueno ya lo sabés.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena entrada, todo suspense hasta al final, aquí llegan pisadas cálidas de verano.
    feliz inicio de semana

    ResponderEliminar
  7. Simona es un sueño de mujer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Un hermoso y cálido relato para abrigar este frío invierno que ya golpea a nuestra puerta.
    Un beso para tí Cecy.

    ResponderEliminar
  9. Un sueño anticipatorio. Da ganas de ser oso. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. del invierno me gusta la palabra acurrucados. lindos saltitos de Simona hacia atras. me voy sonriendo.

    ResponderEliminar
  11. El invierno no duerme, y el verano tampoco. Yo ando tan despistada que ni siquiera me enteraría del silbido ¡si va a empezar el verano!

    Lo mejor de todo es que la primavera se va y espero que se lleve con ella a sus amigas las alergias.

    Un abrazo muy fuerte.

    Carmen.

    ResponderEliminar
  12. Cecy, bello texto el que compartes, me encanta soñar, se que el invierno no duerme, por eso yo sueño por el. Te dejo un beso, cuidate.

    ResponderEliminar
  13. Cuanto mejor esa mirada que todos los abrigos, para calentarnos todos los inviernos.
    Bueno, al menos soñándolo...


    Besos

    ResponderEliminar
  14. Duerme a ratos Cecy.

    Como tú, que eres capaz de despertarlo para escribirle.

    Bs.

    ResponderEliminar
  15. Yo ya tengo mis ridiculos escarpines con un panda, me los trajo mi hermana de sus pagos barcelonenses y por mas que todos rian, no me los pienso sacar porque soy abrigaditos!!

    ResponderEliminar
  16. para no dejar de soñar... por aqui el verano nos lleva descalzos de arbol en arbol buscando una sorisa.

    Abrazos querida

    ResponderEliminar
  17. buen relato y buen humor. Es como decir "no te olvides el paraguas" cuando ya estás todo mojado......

    ResponderEliminar
  18. Totalmente de acuerdo con el Toro. El invierno nos regalo una flor cada año que vino, viene y vendra. De dia, bolsa de caramelos. De noche, bolsa de agua caliente. Simona y vos, Simona es vos, digo yo.

    ResponderEliminar
  19. Ya llegó. Que el café sea doble.

    ResponderEliminar
  20. Hola Cecy!!!

    Yo creo que esa miradita cálida ya le proporcionó un cierto abrigo... para no pasar frío.
    Un sueño un tanto miedico... y a la vez hermoso.

    Gracias por deleitarnos con tus lindas letras. Un abrazo de esta amiga que te estima. Se muy feliz.

    ResponderEliminar
  21. Cuando es verano añoro el invierno, cuando llega este ultimo pienso nuevamente en el verano...quizas deba vivir en estaciones medias como otoño y primavera.

    Alla cierran una ventana y aqui la abro de par en par..q calor! Saludos!

    ResponderEliminar
  22. Que lindo relato Cecy, lo lei con esta noche tormentosa y soñaba junto a Simona, cuando era chica y jugaba con las baldosas mientras soñaba. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  23. Un texto muy bonito. Me gustó mucho. Me gustaría saber su abrazo blog.Um!

    ResponderEliminar
  24. Hermoso tu texto con sabor a realidad ,de momentos pasados entre vos ,las letras, las calles y el invierno de la ciudad
    Una flor...

    ResponderEliminar
  25. Sentir el aire helado bajo el abrigo del frio invierno.

    PD: Precioso.

    Mi beso y abrazo

    ResponderEliminar
  26. me encanto leer tu relato, he sentido el gélido invierno a través de el.

    Que pases un feliz fin de semana.

    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  27. Encuentros así.......dejan a quienes te leemos en suspenso.

    Cariños y buen fin de semana!!!!!

    ResponderEliminar
  28. por que esperar el café ?...el frió no entra en los abrazos...."el" odia los momentos cálidos.

    ResponderEliminar
  29. El invierno siempre chillando, ululando, con los relámpagos en la frente...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. ¿No se podría haber despertado un poco más tarde para ver cómo continuaba ese encuentro?

    Beso, el invierno trajo mucho frío y cenizas por acá al sur

    ResponderEliminar
  31. Sensible y bello que transmite paz, gracias por compartir.
    pasaba a saludarte y desearte una feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Yo también de niño y chiquillo dibujaba las baldosas.

    ResponderEliminar
  33. mañana empieza el invierno.
    -----------
    Há dois invernos. Aquele que está relacionado com as estações do ano, e o outro, o que por vezes está nos nossos corações.
    -------
    Que a felicidade ande por aí.
    Manuel

    ResponderEliminar
  34. Ay... que belleza!
    Que hermosa narración, me fui imaginando todo, como contaba las baldosas, el silbido, el árbol, el bar, el rostro. Y el frío. Realmente hace frío.

    ResponderEliminar