domingo, 18 de febrero de 2024

Reto de febrero 2024: Metáforas

Imagen: Katie Watersell

 


Hubo unos años ciegos, el dolor fue tan profundo, que no pude hacer más que intentar que el silencio de esas paredes, llenas de mensajes indescifrables, para una mente que piensa en blanco, pudieran salir a la luz.

En el camino hubo señales, letreros con su nombre en diferentes versiones e idiomas nuevos, dentro de esa tecnología que no pude ver, pero estaban ahí. Esas aves de color negro, rondando y rondando, y, aun así, no las distinguía.

La brújula interior se puso en movimiento, abrupta e inesperadamente. Cuando el pilar de la casa comenzó a tambalear, navegué de un lado a otro hasta que la muerte se llevó lo que comprendí, mucho tiempo después, era la única columna que sostenía las muchas nadas, y cedió.

La luz tardó en llegar, ese hilo conector ya había muerto y fue cuando:

"…volví a este pueblo tratando de recomponer con tantas astillas dispersas el espejo roto de la memoria"

La lluvia arreció varios días, hasta que las gotas se secaron. Una pequeña luz, asomo disminuida, lenta, dejando ver, pequeños retratos de un pasado inmediato.

Nuevamente unas lágrimas asomaban para limpiar, el camino por el cual un ave de suave mirar señaló que me encontraba en esa jaula, y la memoria volvió hablar.

La memoria recompuso la realidad, el espejo es solo para peinar sabiduría, me dijo el bonito rojo. La jaula la tienen ellos, que mareados, terminarán picoteados por la llave, de su propia ambición.

Pronostico este presente que me tiene viva, que el amor es lo único que nos salvará de todo lo malo que hay en un mundo sombrío reinado por cuervos.

 

Metáfora: frase de la novela:

“Crónica de una muerte anunciada” de Gabriel García Márquez

 

retos propuestos por Ginebra Blonde desde su blog Variétés



jueves, 1 de febrero de 2024

¡Solo Dios sabe, como lo intento!

     imagen tomada de Pinterest

Solo Dios sabe, como lo intento.

Cada día, con mis ganas y las que pido prestadas. Aunque ellas se escapan por las rejillas de la vida. Y entre las promesas incumplidas, la estirpe, sigue estando, hienas que se ríen nerviosas y desde donde están, nos regentean el soplo diminuto de existencia. 

Nosotros, operarios del amanecer, infatigables hasta el anochecer, estamos devastados, condenados y menoscabados.

La creciente del rio turbio, nos ha dejado las calles sucias, con mucho olor fétido de olvidos. En estos últimos días, nos despachan a las calles, con desidia y desprecio, sin pena ni gloria por los servicios del perro. 

Y te repito, le pongo voluntad que se evapora, y llora la infinidad de familias, desparramadas. Deambulando como zombies por las calles andan, céntricas y principales en la ciudad iluminada de nefastas sombras propias en su furia.

el león que ruge, es el gatito de los grandes destructores.



 


 

martes, 23 de enero de 2024

Reto de enero 2024: "Un nuevo mundo"

Pintura: Chie Yoshii


Corrí hasta el escondite con mi gato atigrado, quien siempre me supo conducir. Caminamos toda la noche y todo el día por esos túneles estrechos, con poco oxígeno y agua. Es uno de los entrenamientos que debíamos hacer rigorosamente una vez al mes.

Desde muy pequeña me enseñaron varias disciplinas, mi preferida siempre fue el arco y la flecha, además de las que nos ayudaría a proteger nuestra tierra, las ciencias:  matemáticas, botánica, geografía, pero sobre todo historia. Conocer nuestro pasado, ayuda a tener una excelente atención al presente y desarrollar alertas para el futuro. Aunque no pensemos en él, nuestro presente está situado en instruir sobre nuestro pasado.

Tenemos grandes bibliotecas en cualquier parte del mundo, para que todos estudiemos la historia de la humanidad, de nuestros antepasados, tenemos variedad de idiomas, pero hay uno que es universal, que nace y eso también lo aprendes de los demás, es el amor y empatía.

Aprendimos de nuestra propia historia, y tenemos presente que debemos trasmitir, enseñar a los que vienen, que hubo un mundo que se fue deteriorando cuando la ambición desmedida, la envidia y la ira, se hicieron muy amigas del egoísmo y el individualismo. Así aparecieron humanos con síntomas severos, que les provocó la enfermedad del poder, la más peligrosa. Hicieron de sus reinados a costas del malestar de los otros en favor de su poderío. Esta enfermedad se propagó por todo el mundo, hasta que fueron un grupo muy pequeño donde se concentraba toda la riqueza. Mientras la humanidad empezó a padecer hambre, guerras, pandemias, la gente moría hasta de tristeza.

De a poco se fueron quedando solos, y se convirtieron en monstruos. En verdad siempre lo fueron, pero con el tiempo se les hizo piel. Su soberbia era tan grande, como sus ansias de poder, jamás pudieron ver más allá de sus ombligos, se quedaron solos y al acecho. Los humanos lograron organizarse, de a poco, escondiéndose, creando túneles donde poder subsistir. Salían por las noches cuando los monstruos dormían, para buscar alimento, pasaron años tras año, construyendo un nuevo mundo, enseñando a los herederos, todo lo necesario para subsistir.

Este mundo nuevo, no necesita de riquezas, solo lugares naturales, bellos, como Dios los ha creado, para que nosotros lo cuidemos, nos creó un paraíso que no necesitaba nada más que nuestro amor.

Nuestro nuevo mundo lo defenderé a arco y flecha por todos los que nos precedieron junto a mi gato atigrado...


retos propuestos por Ginebra Blonde desde su blog Variétés




 


sábado, 13 de enero de 2024

Bajan

Mi refugio es esta ventana

hoy tiene gotas de lluvia

cuando llora la ciudad

y a veces mi corazón.

La ciudad encendida

hace del cielo gris oscuro

una inmensa franja banca

donde se posan mis ojos.

Y solo por un momento

me dejo llevar por la ilusión

de una nueva juventud

cuando hace tiempo que me perdí.

Cuanto mejor me siento

más cerca estoy de morir

Y vos, vos seguís siendo el sol.







sábado, 23 de diciembre de 2023

Reto de diciembre 2023: Deseos

Fotos: “Ginebra Siddal “

Guiomar Sánchez Ramírez




 

El dolor que experimenté mientras se desplegaba las alas, me hizo ir y volver del cielo varias veces ese día y los que vendrían después.

Desde muy pequeña, soñaba con ser grande, y sobre todo sabía muy bien cómo quería que fuera mi futuro, además de independiente. Nadie debía señalar qué y cómo hacer las cosas. De todos modos, jamás olvide las palabras de mis abuelas y mi madre. En cada decisión me preguntaba que habrían hecho ellas, o que me hubieran aconsejado, mi independencia tenía el costo de mi propia experiencia.

Nací con el don de la música, mi instrumento debía ser obsesivamente cuidado las veinticuatro horas del día, todos los días del año, si quería triunfar. Además de estudiar en el conservatorio de música. Brotaba desde mis entrañas una pasión incontenible cuando de cantar se trataba.

Interpreté en todos los escenarios del mundo las obras más aplaudidas de las óperas más famosas: “la Traviata  y Aida de Verdi; La flauta mágica de Mozart; Madama Butterfly de Puccini; El barbero de Sevilla de Rossini” y muchas más.

Amé profundamente, me divertí, tuve el mundo a mis pies. También llore con cada amor que se despedía, todos me querían bajo el escenario cargando una vida con niños, jardines y una hermosa casa llena de flores y sirvientes. Nada mal para quienes desean formar una familiar, no estaba entre mis deseos, ser esposa y madre.

Tengo una hermosa familia de hermanos y hermanas que poblaron mi vida de sobrinos y sobrinas. Venían cada año en las fiestas, y disfrutaba unos días con todos ellos, junto al mar en un retiro aislado de todo y todos, para mi descanso. Donde vivo hoy, ya retirada de la vida pública pero jamás de la privada.

Agradezco infinitamente esas alas que a medida que se desplegaba, y a pesar del dolor del sacrificio, todos lo que desee, se cumplió, porque cuanto más trabajaba, más deseos se cumplían. Tengo una vejez poblada de recuerdos, una casa al lado del mar donde corretean los hijos de los hijos de la descendencia familiar. Y puedo oler las flores que cultivo cada día, y mientras cierro los ojos, concluyo que he vivido como he querido.

Y mi deseo en estas fiestas de diciembre para todos los seres queridos que pueblan mi cariño, es simplemente que la vida les de mucha salud para ir por sus sueños cualquiera que deseen. Porque todo lo construido con amor y dedicación, forja un camino poblado de trabajo y responsabilidad con uno mismo, en el cual se cosecha una felicidad, para compartir con aquellos que elegimos desde el corazón...

 


retos propuestos por Ginebra Blonde desde su blog Variétés



Queridos amigos, amigas, de mi corazón les deseo:

Feliz navidad y Próspero año nuevo





 


sábado, 9 de diciembre de 2023

de la pena al enojo y viceversa


 imagen tomada de Pinterest

¡Penas, penas y penas!! Así da comienzo el estribillo de la canción del Rey de américa. Y aunque el canta al desamor de una mujer que daría todo porque regresara. Esta pena que hablo no está muy alejada del sentimiento que muchos tenemos por nuestra querida patria, la “argentina”, hermosa, que todos juramos defender a morir.

Mucho antes de la “pena”, estuvo muy presente el enojo, y también el enojo colectivo. Un enojo que ya se ha manifestado en otras oportunidades de diversas maneras y con el voto más aún.

¿Y nadie lo ve? Si! Claro que lo ven.

¡No les importa! ¡Un carajo les importa! Acá esta la razón de todos los males que llora la argentina. Los ladrones en el poder, los enfermos de poder. Y se reciclan estos hijos de la mierda, son como las cucarachas que sobreviven a la bomba atómica.

Somos muchos más las buenas personas, somos muchos más los solidarios, somos mucho más los trabajadores. Somos muchos a los que nos vienen engañando con un mejor futuro, desde el año 1983 (cumpliendo 40 años de democracia), y siempre elegimos poner el voto de confianza.

Y siempre nos dejan a los mismos con las promesas incumplidas.

Somos tan buenos, que no dejamos de ser solidario con el que tenemos enfrente, somos tan buenos, que cada día nos levantamos y volvemos a empezar, somos tan buenos que volvemos a confiar una y mil veces, a sabiendas que nos volverán a dejar en pampa y la vía como dice el tango.

Porque somos un tango, lo tenemos todo, pero lo disfrutan muy pocos.

Solo espero que Dios nos ayude y por favor que no nos desampare. Y se pueda conservar lo único que nos da dignidad: “el trabajo”. Y que de verdad se haga justicia una buena vez, eso es lo que nos merecemos la gente “de trabajo y honrada”. Un futuro donde nos dejen de engañar y poder tener un poco de paz, haciendo lo que sabemos hacer, porque no hacemos las cosas mal. No se abusen, porque somos buenos y elegimos siempre volver a creer.