"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

miércoles, 14 de octubre de 2020

este jueves un relato: ¡Hay un Dios!

Imagen tomada de la web
 

Laura estaba abriendo el bar, cuando vio a Simona que se acercaba con su vestido por donde se le vuelan las mariposas, y un lindo barbijo haciendo juego. El día despuntaba bello, primaveral, tan esperado… Pero cuando Simona lleva sus mariposas, cualquier cosa puede suceder.

Laura salió a su encuentro, se saludaron codo con codo. Fue a buscar el desayuno, mientras Simona colocaba una ficha en la fonola, las dos se sentarían en la mesa en la cual acostumbran, con ese amplio ventanal donde corre una brisa que las acaricia.

Escucharon que abrían la puerta.

Entro un joven, muy bien parecido. Portaba una melena hasta los hombros, dos lanzas y una piel de pantera en sus hombros. Las dos giraron en sus talones para mirarlo.

Él se sorprendido a verlas, mientras se rascaba la cabeza como si estuviese perdido.

Laura creyó que venía de una fiesta de disfraces, porque tras él, entraron varios más vestidos con atuendos muy similares.

Simona lo reconoció enseguida.

¡Ese es Jasón, él se fue en expedición con los Argonautas a buscar el vellocino de oro para su tío Pelias, que se quedó con el trono que le correspondía a este desde la muerte de su Padre Esón! Se enamoró de Medea, pero ese es otro tema.

Las dos se miraron extrañadas, preguntándose: ¿Qué hacían ahí?

Escucharon unas sirenas a lo lejos, al parecer alguien llamó a la policía para que viniese arrestar a todos, las reuniones y fiestas estaban prohibidas. Flor de lío se armó. Jasón se quería llevar a Simona confundiéndola con Medea. Los demás sacaban cerveza de los barriles cansados de buscar hidromiel, cantando vaya a saber qué. A Laura no le daba las manos para poner orden.

¡Khaos! y ¡Caos!

Zeus bajo del olimpo soltó un trueno que los encauzó en su viaje con la ayuda de Poseidón.. Mientras Atenea recibió a los uniformados, y con su locuaz inteligencia los convenció que solo estaban las bellas doncellas desayunando.

En el “Bar de las causas perdidas”, todo puede pasar.


mas dioses en casa de Roxana




 

26 comentarios:

  1. Me he imaginado ese trepidante momento en el que todos corren de aquí para allá, jajaja... También cuando Jasón se rasca la cabeza con ese gesto de “no entiendo nada”. Tiendo a visualizar lo que leo, y tu relato tiene muy buenas imágenes, además de que es muy divertido.

    Este reto está disparando la imaginación, y yo estoy disfrutado de lo lindo!

    Un placer leerte, querida Cecy…
    Abrazos enormes, y muy feliz noche 💙

    ResponderEliminar
  2. Anda que vaya fiesta que montaron, menos mal que hay estaba Zeus que sino se arma la marimorena. De todos modos esas dos doncellas no lo tuvieron que pasar nada mal. Muy ingenioso tu relato Cecy . Besos bonita, un feliz descanso.

    ResponderEliminar
  3. jaja excelente, Cecy! fresco, divertido, original, actual por las restricciones y el barbijo... y con mariposas volando! qué más se puede pedir? jajaja.
    Un placer leerte. Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hermosa imaginación con este relato muy ágil y con personajes interesantes, un abrazo amiga, no dejes de cuidarte

    ResponderEliminar
  5. Menuda sorpresa, uno queriendo tomar el té y se encuentra todo el panteón acompañándolos. Ha sido muy divertido.
    ¡Gracias por sumarte!
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja... Menuda situación para tomar una caña! Me he imaginado toda la escena y motos de risa, pobre Jason, más perdido que nada tratando de entender y las otras dos embobadas mirándolo!
    Muy buen relato!

    ResponderEliminar
  7. Jajaja... Tremendo lío que armaste. Me encantó leerlo.
    Un gran abrazo, ingeniosa!!

    ResponderEliminar
  8. Wowwwww jaaaa, buenísima
    imaginación mi amiga, ya hasta
    lo imaginaba todo.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
  9. Genial!!!
    Eres una Diosa escribiendo.
    Me gusta mucho y también me gusta tu sentido del humor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Un maravilla de texto. Enhorabuena. Qué gustazo leerte. Y sí, Zeus, cuando hay mucho barullo, se aparece y pone orden, o desorden :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Cuando tomas partido por un protagonista es que el relato es bueno, me alegra que al final nadie sea detenido, jeje. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Vaya personaje el de Jasón, que tras seducir y llevarse a Medea la dejó por otra más joven. No hay que fiarse de nadie que lleve una piel de pantera en los hombros.

    Me gusta el nombre del "Bar de las causas perdidas" Da para mucho juego

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me hubiera gustado estar en ese bar para presenciar la escena en primera fila y conocer en vivo y en directo a Jasón, pero pensándolo bien , he estado más a gusto en mi casa y leyéndote, que lo cuentas muy bien.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Qué imaginación has tenido Cecy, y qué buen humor. Vaya un caos en ese bar jajajaaj.

    Un placer leerte, preciosa.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  15. jajajajajaja divertido tu caos.
    Imagino que los policías se quedaron
    a pasar un buen momento en ese bar
    de las causas perdidas en el que todo
    puede pasar.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Que linda imaginación tienes Cecy, me a gustado mucho tu relato. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Semejante alboroto necesitó que alguien pusiera orden! Jajajaj, muy creativo.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. jaja llego Zeus para poner orden. la policia no tuvo tiempo de sancionar a jason y cia, por no llevar barbijo. las mariposas revoloteando debe ser un espectaculo que hasta Zeus debio apreciar
    felicidades y besosss, Cecy

    ResponderEliminar
  19. Lo que hace que funcione el relato es esa mezcla de realidad y ficción. Ha habido un momento en que he pensado que ni eran los argonautas, ni había dioses, ni nada, que todo era producto de esta extraña realidad que estamos viviendo. Muy original el que los cantos de sirenas tampoco sean lo que parecen, o sí...como bien dices en el bar de las causas perdidas todo puede ser...incluso desayunar tranquilamente...
    Besos

    ResponderEliminar
  20. ya ves?, sin aforo y libertinaje, ocurre lo que debe ocurrir y es que los dioses escriben renglones torcidos

    ResponderEliminar
  21. Cecy,amiga tan queeuda .por favor escribene a mi mail,te extraño mucho y no tengo tu correo.
    Un abrazo enormeeeeee

    ResponderEliminar
  22. Me ha gustado mucho jajaja, que mira que hilarante escena. Un tranquilo bar y que de pronto aparezcan esos hombres xD suena grandioso. Curiosa de haber presenciado eso. Aunque has usado las palabras adecuadas para que los lectores puedan ver todo claramente.

    Me ha gustado tu blog, te sigo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  23. Simona parece una mujer deseada. Ya Justiniano estuvo tras de ella y de Laura. Ahora apareció Jasón, con quien habría hecho buena pareja.

    Atenea logró razonar con los policías y que la escucharan porque, siendo una diosa guerrera, es como su patrona.

    Bien contado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Ceci...me encantan mucho tus relatos!
    Maravilhosos e surpreendentes.

    Un beso para ti...

    ResponderEliminar
  25. Hola querida Cecy, que entretenido y original relato. Sólo tú lo logras amiga. Me encanta volver a leerte. Que tengas un buen descanso, cuídate mucho y sé muy feliz como lo mereces. Besitos!

    ResponderEliminar
  26. Tremendo lío, pobres chicas, menos mal que bajaron Zeus, Poseidón y Atenea a poner un poco de orden. Buen relato, un abrazo.

    ResponderEliminar