"Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor"
Gabriel García Márquez

jueves, 4 de marzo de 2021

el árbol de la lágrima

 Golpeó con delicadeza la puerta, y espero que le abrieran, con la ilusión floreciendo en su piel ya marcada por los años. Acompañada de un sentimiento de amor y respeto.

Después de todo, y; con los ojos visitados de tantas desgracias, caídas por las calles vacías. En una oscuridad que esperaba por los mismos lugares en que la habían alimentado.

Ya había aprendido a caminar con sus pies lastimados y el alma a cuadritos. El contaminante en la simiente de la felicidad no había sanado. ¡Lo sabía! Era cuestión de tiempo, nada más.

Solo que, creyó… Por un instante se había equivocado.

Y decidió esperar…

Hubo un tiempo de sembrar.  La plaza redonda rodeada de las cinco esquinas, aún conservaba la cúpula de la sabiduría.  Y el reloj que marcaba las horas, sin tiempo, era ayudado por una Lechuza que le miraba fijamente con sus anaranjados ojos tremendamente grandes.

En la banca, en raras ocasiones, la mujer que vestía con su gran túnica negra y el rostro era ocultado por ese halo de luz que dibujaba su contorno, se sentaba a contemplar que no se distrajera.

El árbol, guardaba su secreto, porque hay lágrimas que también tienen su recompensa, en la compañía de los solos.

La niña siguió anunciando la llegada de la luna inmensa.

¡Espero! Un, dos, tres días, solo por cortesía. Sabía que esa puerta no se abriría, lo sabía antes de golpear con delicadeza.

Entonces, volvió con sus pasos y sentimientos al camino. Porque su trabajo aún no había terminado… ¡hay muchas semillas que sanar!

 


12 comentarios:

  1. Hola Cecy espero te encuentres bien.
    Tu relato es maravilloso un tanto nostálgico pero de belleza interior que transmite luz y esa paz que conmueve.
    Siempre es un encanto leerte y sentirte amiga, un abrazo y se muy feliz.

    ResponderEliminar
  2. Es un relato lleno de magia y misterio.
    Me ha cautivado de principio a fin.
    Dan ganas de ir a la plaza redonda rodeada de las cinco esquinas y formar parte de ese universo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. La fantasía trepa por los sentimientos y tu relato alcanza la altura de los sabios. Un texto sensible y delicado. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. -Pesa esa pena que arrastra y a la vez ese consuelo que encuentra en esa compañía de los solos : aun le quedan muchas semillas que sanar.

    Estimada Cecy besos y feliz finde

    ResponderEliminar
  5. Misterioso con una niebla de metáforas entre las palabras, y una espera anhelante.

    Muy denso, pero muy bello. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Qué misterio encierra las palabras, hay soledades que curan otras enferman pero hay que saber que el camino siempre hay que recorrerlo solo o acompañado. Muy bello
    Besos y feliz viernes.

    ResponderEliminar
  7. Las semillas son milsgros

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Tiene un halo de tristeza, a la vez que de esperanza… Las semillas siempre lo son. Mágico y envolvente…

    Un placer, preciosa.
    Abrazos enormes, y muy feliz finde 💙

    ResponderEliminar
  9. Misterioso pero lindo texto amiga, saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me encantas Cecy hoy siempre
    un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
  11. Ceci,
    Um relato belo e envolvente, que desperta um sentimento de nostalgia e mistério. As palavras nos conduzem para fortes emoções, que nos deixam ansiosos por muito mais! Gostei muito Ceci!

    Un buen fin de semana
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Hola Ceci! gran trabajo ese el de sanar heridas... mientras haya humanos sobre la tierra, tendremos todos necesidad de ella. Un abrazo

    ResponderEliminar